prolife

POR Santiago Sánchez

La tecnología ha dado pasos agigantados en los últimos años y en el deporte, tanto amateur como profesional, se ha ido incorporado para mejorar el desempeño de los atletas intentando no quebrantar la...

La tecnología ha dado pasos agigantados en los últimos años y en el deporte, tanto amateur como profesional, se ha ido incorporado para mejorar el desempeño de los atletas intentando no quebrantar la esencia misma de la práctica. Así encontramos avances en elementos como: trajes de baño hidrodinámicos, bicicletas ligeras hechas de fibra de carbono, raquetas, palos de golf, bates de béisbol, zapatos, pelotas, camisetas, cámaras de repetición instantánea, etc.

Aunque algunas entidades deportivas como la FIFA se rehúsan a utilizar elementos externos para la mejora del juego, son cada vez más quienes están a favor de utilizar la tecnología como herramienta para calificar adecuadamente injusticias y errores humanos que no son fáciles de percibir. Además, la ciencia está al servicio de los atletas como un instrumento para ayudarlos a superar las barreras físicas e inclusive las técnicas.

En algunas disciplinas deportivas, el tema llega a generar polémicas, por cuanto no es muy clara la línea que divide el esfuerzo físico del deportista y el apoyo que la ciencia y la tecnología logran brindar en estos eventos.

Biomímesis/biomimética

Los científicos buscan imitar tejidos de animales o plantas para implementar en la vestimenta de los deportistas. Por ejemplo, se estudiaron las interacciones moleculares en las setas de los dedos de los geckos para desarrollar guantes y calzado más adheribles para los escaladores. También se desarrolló  un traje de baño para el nadador Michael Phelps que estaba inspirado en los dentículos dérmicos de la piel del tiburón.

Ordenadores comestibles

Sucesos recientes nos han dejado presenciar cómo algunos atletas caen fulminados por un paro cardíaco en plena competencia. Los casos más recordados son los que se dieron en el fútbol, pero este tipo de situaciones se presentan en cualquier actividad física donde se exige al cuerpo el máximo. Otro problema conocido y complementario, de hecho es la segunda causa de muerte en deportistas, es la temperatura corporal, que hasta hoy se mide al tacto o mediante termómetros convencionales. Con la llegada de los sensores o termómetros comestibles, la salud del atleta puede controlarse fuera de las líneas de juego y mientras se desarrolla la actividad o el entrenamiento. Muchas veces los atletas por desconocimiento, arriesgan su salud al minimizar cambios de temperatura o comportamientos que no son normales para su cuerpo, pero con este termómetro los preparadores físicos y los médicos tendrán constante control sobre los jugadores.

¿Cuál es tu punto de vista con lo que respecta al uso de la tecnología en los deportes?, ¿hasta dónde es bueno y qué tanto crees que pueda afectar la esencia de las competitividad?




NOTAS RELACIONADAS