proconnect

POR Salvador Tobías

Tuvimos la fortuna de conocer a Gabriel Alcalá, un ser humano destinado a dejar huella en este mundo, el cual es ejemplo de esfuerzo y determinación para saber que no hay obstáculo que no se pueda vencer. G

Tuvimos la fortuna de conocer a Gabriel Alcalá, un ser humano destinado a dejar huella en este mundo, el cual es ejemplo de esfuerzo y determinación para saber que no hay obstáculo que no se pueda vencer.

Gabriel a pesar de ser una persona que cuenta con una discapacidad logró ser campeón de natación en los Juegos Mundiales de Carolina del Norte y es autor del libro “Sueños, Retos y Realidades”, donde plasmó sus experiencias de vida, historias de lucha, pero sobre todo del amor que siente hacia su familia.

Hola Gabriel es un gusto conocerte, cuéntanos, ¿qué has estudiado?

Estudié hasta cuarto de primaria, porque después me dedique a prepararme en natación, entrenaba muchas horas al día para poder competir. También tengo dos diplomados en computación.

¿Cómo nace la idea de escribir tu libro “Sueños, retos y realidades”?

La ilusión de escribir mi libro nació de la inquietud que tuve a los 16 años de escribir mis experiencia de vida, las cuales han sido maravillosas, además disfruté mucho que toda mi familia participó.

¿Cuál crees que ha sido el reto más grande de tu vida?

Mi reto más grande fue haber podido participar en los juegos Mundiales de Carolina del Norte y haber logrado ser campeón en 100 metros de nado de mariposa.

Has trabajado en distintos lugares, ¿cuáles han sido?

Mi primer trabajo fue en Ciao con mi tío, después trabajé en Sam´s Club en California y aquí en León, luego en MMCinemas y ahora estoy con mis papás y hermanos en Gamal Accesorios, pero lo combino con doTERRA que son aceites esenciales .

¿Qué te gusta hacer en tus tiempos libres?

Leer , escribir, ver películas y estudiar acerca de doTERRA.

¿Qué consejo te gustaría darle a otros chavos que tienen Síndrome de Down y quieren alcanzar una historia llena de éxitos como la tuya?

Yo les aconsejaría primero a los papás que tienen un hijo como yo con Síndrome de Down que crean en ellos, que los amen y que los ayuden a que tengan algún día una vida independiente y llena de oportunidades.

“Con disciplina y constancia logramos nuestras metas.” 




NOTAS RELACIONADAS