probusiness

POR Néstor Villegas

Si le preguntas a alguien que actualmente está empleado o estudiando ¿Cómo se ve en 3 o 5 años? La gran mayoría respondería ¡Con un negocio propio!. La ilusión de convertirse en el jefe de una empres...

Si le preguntas a alguien que actualmente está empleado o estudiando "¿cómo se ve en 3 o 5 años?", la gran mayoría respondería: ¡con un negocio propio!. La ilusión de convertirse en el jefe de una empresa y de la libertad financiera es un sueño anhelado por muchos pero alcanzado por pocos, el temor al emprendimiento (inversión) es y será siempre el principal enemigo a vencer.

Una alternativa para lograr este sueño es adquirir una franquicia, pues aunque no son ajenas al riesgo, tienen mayores posibilidades de éxito que un negocio cuyo modelo no ha sido probado. El sector de franquicias en México, aparte de de ser uno de los menos tocados por las crisis económicas, es de los más atractivos para los emprendedores, debido a que les permite invertir de una manera más segura.

Según datos de la AMF (Asociación Mexicana de Franquicias)  el monto de inversión promedio para la compra de una franquicia fluctúa entre los $250,000 y los $500,000 pesos, aunque también existen esquemas  de baja inversión que dan acceso a inversionistas con un capital menor a que puedan tener sus negocios propios, ya que las inversiones comienzan entre los $65,000 y $80,000 pesos.

Una franquicia tiene muchos aspectos positivos:

-Puedes tener un negocio del cual no tenías conocimiento en lo absoluto. Una de las principales claves del éxito de las franquicias es que sus creadores conocen muy bien el sector y saben cómo sacarle el máximo provecho, en otras palabras te ahorra los tiempos y costos que todo aprendizaje tiene implícitos. Una franquicia se vende con el Know­How, lo cual facilita bastante las cosas.

-Si actualmente tienes un empleo, no necesariamente tienes que dejarlo para invertir en una franquicia, pues muchos conceptos y esquemas están pensados para que sean operados por alguien más y puedas combinar tus actividades. Si bien el negocio no se maneja solo, con un poco de supervisión y una administración adecuada puede salir avante.

-Muchas franquicias son negocios probados y de éxito, aunque su inversión es casi siempre mayor. Para los emprendedores con fondos pequeños hay un poco más de tarea por hacer, enfrentándose a los movimientos naturales de la economía, cómo la competencia, sin embargo en definitiva las personas se sienten más confiadas comprando cosas “de marca o cadena” por sus estándares de calidad.

-La libertad financiera y la posibilidad de un ingreso pasivo sin duda son el principal atractivo, dejar de rentar nuestro trabajo y ser nuestro propio jefe es sin duda el ideal perfecto. El ingreso pasivo en el que se logran convertir muchas de las franquicias exitosas cambia sin duda la vida de las personas que invirtieron y lucharon por ella.

Cosas a tomar en cuenta:

-El capital de trabajo inicial, necesario para cubrir la operación del negocio en lo que logra el punto de equilibrio.

-La marca no vende sola, se debe de luchar todos los días por atraer más clientes, ser más eficientes y lograr mayores ingresos.

-El ser tu propio jefe no quiere decir que puedes hacer lo que quieras, las franquicias tienen lineamientos que seguir y por lo normal no son flexibles, pues la homogenización es parte del éxito de toda la red de franquiciatarios.

-El éxito no está garantizado, te debes de apoyar cómo en cualquier otro negocio de asesoría especializada: estudios de mercado, marketing, contabilidad, etc. para minimizar los riesgos. La innovación y la creatividad son fundamentales para la supervivencia de todos los negocios hoy en día.
 

 

 




NOTAS RELACIONADAS