probusiness

POR Silvia Vega

Adivina adivinador... La realidad es que ya iniciamos la época en que todos empezamos a mencionar esta frase. Empezamos a especular si nos irá bien o si nos irá mal.

Comenzamos a preguntarnos si el país mejorará o si empeorará y si al final de cuentas podremos ver un cambio general o si todo permanecerá.

Creo yo que no solamente es natural (de humanos) que nos hagamos estas preguntas, sino que considero que es "sano" en algún punto, el mostrar sensibilidad a la realidad y buscar nuevas formas de evolucionar. Obviamente en el estricto sentido en el que busque estas respuestas sea para mejorar y crecer (no me detendré en los que buscan que las cosas "no cambien").

Bien... ¿qué pasará el 2018? Y es por eso del nombre de mi artículo. Como algunos saben una de mis frases favoritas es "aún no desarrollo mi capacidad de adivinación" y es por esto que me encantó hacer esta reflexión con ustedes, ya que aunque "aún no seamos adivinos" eso no es pretexto para no pensar en que viene y que puedo hacer yo para que esto que se presente sea algo positivo y que impacte en la vida de las personas. Por lo anterior aquí les dejo 5 pasos que tienen el objetivo de que aunque no sepamos que viene, siempre será un buen momento para reflexionar, crecer y evolucionar.

  1. Nunca es tarde para moverte del otro lado de la mesa, ¿cómo? simplemente, ni mejores ni peores por estar del lado derecho o izquierdo de donde sea (aplíquese a política si quieren). La realidad es que un partido o una posición no define quien eres, eso lo defines tú y es lo que importa.
  2. Siempre es bueno "parar un momento" o como me encanta decirlo "corriendo no se aprecia todo a tu alrededor", ¿quién no corre todo el tiempo? Creo que todos en algún punto no sabemos ni como llegamos a nuestro destino; celular, computadora, hijo, esposo, trabajo, socio, cliente, etc. Todo es tan rápido y tan urgente que no paramos. Hoy es un buen momento para detenernos y pensar si lo que estamos haciendo contribuye o no a lo que somos y queremos. No aplica el que corra más rápido gana. Aplica el que corra bien y a donde de verdad desea llegar.
  3. Todo será por lo que tenga que ser, no forcemos. Fluir es parte de la vida y el pelear con lo que hoy tenemos no lleva a nada; quieres cosas diferentes haz cosas diferentes pero no pelees, ni con los demás ni contigo mismo.
  4. Busca tu centro. El equilibrio lo es todo. No somos nada sin nuestro cuerpo y menos sin nuestra emoción o nuestro lenguaje. Encontremos un sentido a nuestro equilibrio, respetemos ese centro y vivamos al máximo.
  5. VIVE LA VIDA. Al final sí, lo más difícil de la vida es vivir, pero también es lo más maravilloso. Vivir por otros o por tener algo al final acaba siendo pasajero. Vive por algo o alguien que valga la pena; vive por ti y para ti y eso te llevará a vivir por tus seres queridos. No tengas miedo, al final somos humanos y eso es lo más increíble que puedes sentir.

Dirán, ¿y el marketing? En alguna ocasión mencioné en algún articulo que la mercadotecnia tiene el propósito de satisfacer necesidades humanas. Bueno, pues si uno como persona no se conoce no puede saber lo que quiere y por ende ningún trabajo de mercadotecnia podrá satisfacerlo. El nuevo marketing no busca vender por vender, busca más enseñar y ayudar a las personas a descubrirse y de ahí satisfacer sus deseos. Seamos parte de esta nueva era de reflexión y entendimiento mutuo. De responsabilidad social y de amor al prójimo.

Que venga un 2018 lleno de sabiduría, paz y armonía y con eso, aseguro que será tu mejor año (no necesitas de nadie más para que lo sea). Feliz 2018.




NOTAS RELACIONADAS