probusiness

POR Carlos González

Ser un buen líder de equipo y/o proyecto no es cosa sencilla, hay personas que nacen con habilidades y personalidades que les facilitan el trabajo, pero la mayoría de nosotros tenemos que trabajar duro...

Ser un buen líder de equipo y/o proyecto no es cosa sencilla, hay personas que nacen con habilidades y personalidades que les facilitan el trabajo, pero la mayoría de nosotros tenemos que trabajar duro para poder establecer un rol de líder en los equipos en los que nos desempeñamos.

Si lo piensa bien el lograr ser un buen líder implica varias habilidades que van desde la capacidad de tomar decisiones en circunstancias difíciles hasta ser coach de las personas que tenemos bajo nuestra responsabilidad. La pregunta que seguramente todos nos hemos hecho en algún momento es ¿Cuáles son las características que debe tener una persona para que ejerza un liderazgo efectivo? Aquí le daré las cinco que de acuerdo a un estudio que emitió el Instituto en Administración de Proyectos - PMI(r) son las que mayor peso tienen para que una persona pueda desempeñarse exitosamente como cabeza de equipo. 

La quinta característica es un estilo de administración flexible. Esta perspectiva de liderazgo se refiere a la capacidad del responsable de un equipo de adaptar su estilo de liderazgo de acuerdo a tres factores: su personalidad, la personalidad de su equipo y la circunstancia en la que se encuentran. Así de acuerdo a la teoría de liderazgo situacional de Hersey y Blanchard existen dos grandes polos, los orientados a la tarea en donde se ejerce una autoridad directiva. Por el otro lado el liderazgo orientado a las relaciones donde se busca ser empático, con retroalimentación de los subordinados y soporte para la toma de decisiones en conjunto o por el propio colaborador. Así, el que se tenga la capacidad de moverse de manera natural y sin fricción entre las escalas de grises entre estos extremos será vital para lograr efectividad en el trabajo de equipo. 

La cuarta, tolerancia a la ambigüedad. Que le confiere al líder la capacidad de tomar decisiones con información incompleta. Esto no quiere decir que tome decisiones a la ligera ni mucho menos, sino que es capaz de analizar escenarios y sobretodo evaluar riesgos para tomar decisiones en las que no tenga tiempo para obtener toda la información necesaria para tomar la decisión perfecta

La tercera, alta capacidad para resolver problemas. Por algo se elige a una persona como responsable de un equipo y esta es una que hace una gran diferencia. Un buen líder tiene la capacidad de desmenuzar, encontrar razones y causas raíces que subyacen a los problemas que enfrenta, tanto en ámbitos técnicos, de personalidad de su grupo o de cualquier clase. Existen muchas y variadas técnicas que ayudan a establecer una estructura de pensamiento para no congelarse ante situaciones de estrés bajo situaciones no consideradas. La capacidad de actuar de manera serena y absorber los choques de conflicto para que el equipo pueda trabajar será vital para ser considerado un buen líder.

La segunda, credibilidad. Esta es una de las más difíciles de obtener dado que depende de muchos factores, entre ellos el regir la manera de actuar con el decir. Cuántas veces no ha tenido algún jefe que pide compromiso cuando él mismo no se compromete. Este rasgo también significa que el equipo vea en el líder un juicio experto en algún ámbito del proyecto o que cree una sinergia en el equipo que le permita establecer una relación de confianza entre todos. De hecho esta característica es la que la gente liderada valora más y que crea el ambiente para sostener el liderazgo en el largo plazo.

Y finalmente la primera y que más peso tiene para ejercer un liderazgo efectivo y sobre la cual se basan las cuatro anteriores: Habilidades de comunicación efectiva. Si lo evalúa se dará cuenta de que un líder es el punto de enlace de las expectativas y necesidades de una entidad mayor como sería la gerencia, dirección u organización, y tener la capacidad de transmitir eso al nivel de los colaboradores que nos son asignados, será fundamental. Si encuentra personas que se reservan información, les cuesta trabajo transmitir ideas ya sea de manera oral o escrita o simplemente no se dan a entender es probable que no logren ejercer su liderazgo de la manera correcta.

De hecho sin esta característica las otras no podrán prevalecer, por ello si desea establecer un liderazgo de largo plazo, esta deberá de ser la característica que busque desarrollar en primer lugar.




NOTAS RELACIONADAS