prolife

POR Max Navarro

El semáforo se inventó en Inglaterra en 1868, el aparato resolvía el caos de carruajes tirados por caballos en las céntricas calles de Londres, pero fue en Estados Unidos con la producción masiva del...

El semáforo se inventó en Inglaterra en 1868, el aparato resolvía el caos de carruajes tirados por caballos en las céntricas calles de Londres, pero fue en Estados Unidos con la producción masiva del exitoso Ford modelo T en 1913, en donde fue utilizado para controlar los flujos vehiculares en las ciudades de Chicago y Nueva York en primera instancia.

El crecimiento de las ciudades desde la posguerra de 1945 y la producción masiva de autos en el mundo, cambiaron el urbanismo, cediendo las mayores inversiones y espacios al automóvil… hoy siete décadas después, tenemos ciudades diseñadas para autos en espacios muchas veces hostiles al ser humano.

Europa ha liderado un cambio de esta visión para rescatar espacios para el ser humano en las calles y plazas de sus ciudades, pero ¿qué ha hecho con la movilidad vehicular?, ¿qué pasa con la conectividad para los autos en la ciudad? La respuesta es que han propuesto soluciones para la movilidad con innovación y conocimiento. Han desarrollado técnicas para gestionar el tráfico vehicular con eficiencia, ahorrando gastos innecesarios y creando sistemas de movilidad más verdes y amigables para el ser humano. 

El sistema de gestión del tráfico en las ciudades mexicanas está atrasado cuando menos 30 años; seguimos semaforizando cada crucero, ponemos topes y más topes y construimos puentes a desnivel, esas son las herramientas y técnicas para gestionar en nuestras ciudades el tráfico. ¿Acaso su ciudad hace cosas diferentes?

En Europa, Asia, Estados Unidos y Canadá usan técnicas de tráfico lento, demuelen pasos a desnivel y lo sustituyen por bulevares, quitan semáforos, diseñan espacios compartidos y utilizan roundabouts. Gestionan el tráfico de manera inteligente, usan teorías, metodologías, algoritmos y software para vincular de una manera humanista el espacio urbano. 

En México nuestros ingenieros de tráfico y urbanistas tienen las mismas soluciones que se usaban en las ciudades de la Revolución Industrial para gestionar la movilidad, y no es ninguna exageración, vea usted los cambios que han hecho las ciudades de vanguardia para humanizar la movilidad:

Tráfico lento: en Holanda hace 38 años un grupo de ciudadanos exigió a sus autoridades que en sus barrios no hubiera vialidades con altas velocidades, cuando éstas existen cerca de barrios de vivienda, se incrementan los robos, aumentan los casos de crímenes en las calles y aumentan la incidencia de drogas y asesinatos (1). Holanda inicio con técnicas para reducir la velocidad de los autos en las calles y ahora prácticamente toda Europa y ciudades como Nueva York y Los Angeles en los Estados Unidos, utilizan esta técnica. Hay evidencia de que el tráfico lento aumenta la seguridad en las calles y barrios y se activan comercios y servicios de mejor manera que en las vialidades de tráfico rápido (2).

Demuelen a desnivel: las ciudades que pueden financiar la sustitución de pasos a desnivel o freeways dentro de las ciudades, lo han hecho y lo siguen haciendo. Ahora ya existe evidencia documentada que cada estructura elevada para dar paso a los automóviles complica la convivencia humana debajo de ellas, en los basamentos de estas enormes estructuras se incrementa la violencia y drogadicción, es un espacio que facilita los crímenes y se hunde el comercio y la sana convivencia en las viviendas frente a ellas. Se sustituyen estas enormes estructuras de concreto por modernos y vistosos bulevares, los cuales activan la economía de nuevo en la zona creciendo la seguridad así como la inversión y empleo en estas áreas (3).

Eliminación de semáforos: los ingenieros de tráfico en Europa han desarrollado técnicas de flujo continuo, en la que destaca lo que ha hecho un Ing. Holandés, premio mundial de Tecnología para el Medio Ambiente 2005, Hans Moderman, debido al profundo impacto que aportó con sus tecnologías para gestionar el tráfico de manera humanista, eliminó cientos de semáforos en múltiples ciudades que produjeron un cambio profundo en la calidad del espacio urbano, aportó soluciones que contribuyeron a incrementar el valor al capital verde de cada ciudad y mejoró la convivencia social (4).

Espacios compartidos: varias ciudades de Inglaterra van a la vanguardia en movilidad humanista, han creado múltiples cruceros en donde no existen semáforos, solo con un diseño adecuado en el crucero, han trazado espacios urbanos seguros en donde hay tráfico lento: la prioridad uno es el peatón, la prioridad dos es el ciclista y la prioridad tres es el vehículo. Una idea multipremiada y vanguardista que Francia y Alemania ya están llevando a cabo (5).

Roundabouts: estas glorietas de última generación fueron rediseñadas en Inglaterra y perfeccionadas mediante algoritmos y software desarrollados en Australia. Hoy toda Europa los usa, sustituyendo estos roundabouts a cientos de cruceros semaforizados o evitando construir costosos pasos a desnivel por soluciones mucho más amigables como estas glorietas de última generación en un entorno verde o con esculturas al centro de ellas (6).

Ninguna ciudad en México, ninguna, ha puesto en marcha estas soluciones.

Estas cinco técnicas y herramientas urbanas conducen a crear ciudades más amigables para el ser humano en entornos urbanos de calidad, todas ellas en conjunto crean un eficiente modelo de movilidad, que ofrece mayor y mejor conectividad, mejorando la seguridad en las plazas y calles, activando economías locales y ofreciendo espacios sustentables para la ciudad.

Nuestros niños y nuestras ciudades merecen tener soluciones a los problemas urbanos de manera inteligente, ninguna ciudad en México, ninguna, ha puesto en marcha estas soluciones probadas en otros países. 

Es tiempo de tener líderes que posean una visión moderna, con la voluntad para generar el punto de inflexión urgente que edifique ciudades sustentables y humanistas para este país que tiene una enorme y brillante herencia urbana, el cual nos obliga a hacerlo.

Fuentes:

(1) Canadian guide to neighbourhood traffic calming, Canadian Institute of Transportation Engineers.

(2) www.cityofnewhaven.com

(3) www.cnu.org/highways

(4) www.ecoplan.org

(5) Watch This Space: Autor: Hadley Dyer

(6) onlinepubs.trb.org




NOTAS RELACIONADAS