probusiness

POR Luis Ernesto Álvarez

Se generan por lo menos 7,300 millones de ideas al día, mismo número que corresponde al número de habitantes que existen en la tierra.

Pensar, es una actividad inherente al ser humano por naturaleza y característica evolutiva. Supongamos un panorama en donde todas las personas del mundo tienen una idea diaria, por lo menos estaríamos hablando que al día se generan el mismo número que corresponde al número de habitantes que existen en la tierra.

Ahora si somos realistas y tomamos en cuenta que una persona genera más de una idea por día, podemos llegar a considerar que este número incrementa drásticamente.

Es claro que nunca podremos llevar un control sobre el número de  ideas que se generan alrededor del mundo, pero también es muy cierto que sí podemos proteger nuestras ideas a través de herramientas como las marcas, las patentes y los derechos de autor.

Un ejemplo de una buena idea materializada y hecha negocio es de la farmacéutica estadounidense Pfizer sobre la patente que tenía concedida sobre el viagra, esta patente le dio a Pfizer la ventaja de ser la única comercializadora de las pastillas. Son impactantes los efectos positivos que una buena idea puede tener dentro de una empresa, en este caso posicionar a Pfizer al frente de las mejores farmacéuticas del mundo.

La protección de los activos intangibles ha ido en aumento debido a que cada día es más evidente el valor de una idea y los efectos positivos que puede tener en un negocio,  también debido a que como el valor de las ideas es más notorio el robo de estas es una práctica que se ha incrementado a la par con la protección de ideas.

El caso de Pfizer es uno de miles de casos en los que una empresa se ve beneficiada por una buena idea, pero "la sola creación de una idea no asegura el éxito de tu empresa", para asegurar este éxito se tiene que llevar a cabo la protección de tu activo intangible. Una idea bien protegida puede potencializar tu empresa y llevarla al éxito.

 




NOTAS RELACIONADAS