prolife

POR Martín Sánchez

Dicen que una de las mejores terapias es ir de compras, ya saben… salir del centro comercial con las manos llenas de bolsas.

Los psicólogos dicen que ese sentimiento de poder que genera el adquirir algo que no ha sido usado por nadie más y que será sólo para nosotros es lo que provoca esa sensación de placer, sea psicológico o no, la sensación es real, pero no es de psicología de lo que quiero contarles en esta ocasión, es sobre las compras y esa labor que algunos asesores de imagen desempeñamos, que es el hacer las compras por alguien más o bien realizar el acompañamiento y asesoramiento de estilo en el momento de la compra, a quienes realizamos esa labor se nos conoce también como personal shopper.

Dentro de la asesoría de imagen personal hay una etapa en la que se hace una recomendación de estilo, lo que conlleva hacer una depuración del armario del asesorado, razón por la cual es necesario cubrir esos faltantes con nuevas prendas, es donde los centros comerciales se convierten en el escenario perfecto para comprobar que el asesorado haya asimilado la información sobre sus proporciones al momento de  realizar la compra de prendas que vayan a resaltar lo mejor de su silueta, es también el momento idóneo para reforzar dicho conocimiento, es de las partes más entretenidas y divertidas del proceso.

El servicio del personal shopper no implica precisamente el tomar la asesoría de imagen con todo lo que implica, por ejemplo, si sí se asistirá a una boda y queremos hacer la mejor compra para lucir acorde al evento se puede contratar a un personal shopper que haga el trabajo duro de buscar el traje, la camisa, mancuernillas, zapatos, cinto y demás complementos necesarios para lucir a la altura del evento y de lo que queremos proyectar.

Este servicio aunque parezca sencillo no lo es, se requieren ciertas habilidades para poder identificar la silueta de la persona a la cual se está asesorando, identificar su estilo, sus gustos en general para poder hacer la sugerencia más adecuada, incluso existen personas que no tienen tiempo de asistir a las tiendas, regularmente son ejecutivos con apretadas agendas  de trabajo, quienes viajan constantemente lo cual les imposibilita para hacer sus propias compras, son quienes aprovechan los servicios del personal shopper quien realiza la compra y la hace llegar directamente a la persona a cualquier parte del mundo donde se encuentre.

La tarea de estar de tienda en tienda buscando prendas, zapatos, accesorios y demás complementos  podría parecer estresante  o cansado, pero en realidad es como poner a un niño en una dulcería, de manera muy personal de verdad lo considero así. Espero esta información la consideren en alguna ocasión en que no sepan que vestir para ese evento importante, existimos personas que no dudaremos en hacer esa tarea por ustedes,  nos leemos pronto.

¡Sigue a Martín en Facebook!




NOTAS RELACIONADAS