prolife

POR Salvador Tobías

El estilo se define a partir del tipo de ropa, peinado, accesorios y maquillaje, en el caso de las mujeres, que acostumbras utilizar.

No se nace con él, se aprende a través de la observación, la convivencia, la cultura y en general con la interacción con el medio ambiente.

¿Cuántas veces has visto a alguien en la calle vestido con prendas que jamás te pondrías y pensaste “que increíble se ve en él ese look pero eso no es para mi”?, seguramente varias y esto se debe a que esa persona cuenta con un estilo distinto al que tú tienes, lo conoce, acepta y porta con orgullo.

Es importante que conozcas el tuyo para que la próxima vez que compres algo no solo lo hagas porque está de moda, que sea una compra que va de acuerdo a tu personalidad y forma de vida.

Existen siete estilos: natural, tradicional, elegante, seductor, creativo, dramático y romántico, ¿cuál eres tu?

Natural

Este tipo de persona se caracteriza por tener una personalidad accesible, alegre, amable, entusiasta y sencilla. No utiliza ropa, peinados y accesorios muy elaborados, su principal objetivo es buscar la comodidad. Es común encontrar en su clóset prendas como camisas de colores neutros y pantalones caquis en el caso del hombre y prendas cómodas y funcionales de líneas relajadas en el caso de la mujer.

Tradicional

Se distingue por ser una persona conservadora, leal, responsable, honesta, de confianza y mucha organización, busca con su look credibilidad y respeto. Lo encontramos vestido la mayor parte del tiempo de traje y corbata en el caso del hombre y de traje sastre y zapatos de tacón pequeño en el caso de la mujer.

Elegante

Muchos pensarán que por gastar grandes sumas de dinero en su vestimenta ya pertenecen a este estilo y no es así. Este tipo de persona se caracteriza por contar con la capacidad de identificar el buen gusto, tiene una personalidad refinada y gran seguridad en si misma, además de buena educación y mucho conocimiento acerca de cultura. Su principal objetivo al vestirse es marcar distinción y prestigio.

Tanto el hombre como la mujer en este caso lo que buscan es invertir en prendas de muy alta calidad (casi siempre de colores neutros y diseños sobrios) que puedan ser capaces de lucir en perfectas condiciones con el pasar de los años, sin caer en comprar solo porque está en tendencia.

Seductor

Las principales características del seductor es que no cuenta con inhibiciones, es tentador y muy llamativo, utiliza la ropa como medio para revelar el cuerpo y ser capaz de atraer al sexo opuesto, su principal objetivo es llamar la atención.

En el caso de la mujer utiliza ropa ajustada como leggins, blusas con escotes, transparencias, vestidos cortos y minifaldas. El hombre busca lucir lo más varonil posible con camisas y jeans ajustados, barba bien arreglada y de ser posible pelo en pecho.

Creativo

Es aquel que proyecta una personalidad no convencional, extrovertida y artística. Le gusta ser percibido como alguien que no tiene reglas y es capaz de innovar, busca con su ropa originalidad y ser diferente del resto.

Definir el guardarropa de este tipo de persona es difícil porque siempre está en la búsqueda de algo nuevo; sin embargo ambos sexos se distinguen por utilizar muchos accesorios y buscar ropa con estampados llamativos, de distintos colores y texturas, generalmente con cortes asimétricos.

Dramático

Se define como el “resplandor de seguridad” porque quien cuenta con este estilo proyecta una personalidad que impacta por su confianza y seguridad, provocando intimidar a los demás. Al igual que el seductor lo que busca al vestirse es llamar la atención (sin la necesidad de atraer al sexo opuesto). Su propósito es imponer y dar la impresión de siempre tener la razón.

La mujer busca lucir sofisticada, vistiendo todo aquello que marque tendencia y la haga verse diferente del resto, además de contar con accesorios muy llamativos; mientras que el hombre hará combinaciones de alto contraste como por ejemplo traje negro, camisa blanca y corbata roja, dándole suma importancia a los zapatos, al reloj y al cinturón. Ambos sexos prefieren las prendas de diseñador.

Romántico

La persona de estilo romántico se distingue por ser gentil, relajada, graciosa y  sumamente sensible. Busca con su ropa generar emociones como amabilidad y sensibilidad.

La mujer tiene como principal objetivo al vestirse proyectar feminidad y cuenta en su guardarropa con prendas como blusas de encaje, faldas y accesorios como moños y diademas. El hombre quiere que perciban en el calidez, utilizando colores pasteles en sus camisas, suéteres de algodón y mocasines como calzado.

 

 




NOTAS RELACIONADAS