prolife

POR PRO Magazine

De vez en cuando escapar de la rutina, del tráfico y de los tumultos no cae nada mal. Darnos un fin de semana para consentirnos y conocer nuevos lugares es necesario para mantener el cuerpo relajado y el...

De vez en cuando escapar de la rutina, del tráfico y de los tumultos no cae nada mal. Darnos un fin de semana para consentirnos y conocer nuevos lugares es necesario para mantener el cuerpo relajado y el alma viva. No es necesario gastar una fortuna, ni hacer un viaje muy largo y pesado que resulte contradictorio a la relajación que se busca. Nuestro país cuenta con varias atracciones turísticas accesibles a todo presupuesto, entre ellas se encuentran los llamados Pueblos Mágicos.

Los Pueblos Mágicos son producto de un programa que lleva a cabo Secretaría de Turismo en el que se busca preservar y promocionar las diversas manifestaciones socio-culturales de una localidad en específico que se expresan a través de las historias, leyendas y hechos importantes que convierten a estos lugares en un verdadero patrimonio que se debe disfrutar. Estas poblaciones se han convertido en una de las mayores atracciones turísticas en los últimos años debido a sus coloquiales edificaciones y al poco presupuesto que se necesita para visitarlos. Según estudios elaborados por la Profeco, se puede ahorrar un importe significativo en las vacaciones con tan sólo elegir un destino clasificado como “Pueblo Mágico”, en lugar de elegir los tradicionales y saturados destinos vacacionales.

Afortunadamente, nuestro estado se encuentra en un lugar privilegiado ya que a pocas horas de distancia se encuentran diversos Pueblos Mágicos como por ejemplo, Peña de Bernal ubicada en Querétaro. Peña de Bernal es un pueblo custodiado por un gigantesco monolito que forma parte de los 5 más grandes del mundo en el cual se permite hacer rappel, escalar y cargarse de energía solar. En Bernal se vive un ambiente de tranquilidad acompañado de un paisaje con pintorescas calles coloridas y llenas de tradición.

Mineral de Pozos es otro destino turístico y pueblo mágico que se debe de visitar en una escapada de la ciudad. Se encuentra en la parte noroeste del estado de Guanajuato y se caracteriza por poseer casas abandonadas y restos de construcciones ancestrales, como el Horno de Minería de los Jesuitas en la cercana Hacienda de Santa Brígida. A pesar de haberse categorizado como un “pueblo fantasma”, Mineral está recobrando su vida gracias a los hermosos paisajes y a la mística que inunda el pueblo. 

Por último, si se tiene las posibilidades de viajar un poco más lejos, Chignahuapan en Puebla es la opción. Situado en la Sierra Norte del estado de Puebla, Chignahuapan es un pueblo hermoso conocido tradicionalmente por ser el principal productor de esferas navideñas de nuestro país, además de que su Basílica de la Inmaculada Concepción alberga a la escultura monumental de una Virgen de 12 metros de altura. También se puede visitar la Laguna de Chignahuapan y los baños termales, que son los mejores lugares para un momento de relajación y reencuentro con la naturaleza.




NOTAS RELACIONADAS