probusiness

POR Eduardo Contreras

El término de “la cuesta de Enero” se acuñó bajo las circunstancias y errores que hemos cometido a lo largo del pasado. Y es que, si lo piensas bien nuestra principal falta es la planeación de estos recursos que recibimos a fin de año. O simplemente excedemos los gastos y no procuramos ahorrar nada en lo absoluto.

Diciembre, es el mes del año en el que la suma de todos tus esfuerzos se ve recompensados económicamente y también, es el periodo en el que más errores financieros cometemos. ¿No lo crees así?

El término de “la cuesta de Enero” se acuñó bajo las circunstancias y errores que hemos cometido a lo largo del pasado. Y es que, si lo piensas bien nuestra principal falta es la planeación de estos recursos que recibimos a fin de año. O simplemente excedemos los gastos y no procuramos ahorrar nada en lo absoluto.

A continuación, te dejo los siguientes tips para que puedas romper con ese ciclo : 

  1. Aprende a diferenciar entre “necesidad” y “deseo”. Para muchos la moda y la tecnología son uno de los principales culpables de que tu dinero se vaya de tus manos. Analiza muy bien la siguiente pregunta. ¿Realmente necesitas un teléfono de 35 mil pesos? O ¿Necesitas vivir esclavizado pagando 3,000 pesos durante doce meses una mensualidad para tener un algo que el año siguiente va a valer menos de la mitad? La respuesta a estas preguntas es muy sencilla. Recorta esos gastos inútiles y ahorra.
  2. Invierte en ti. Vuélvete más valioso, busca cursos, complementa tu educación, certifícate y verás el resultado de tener mejores competencias que tus compañeros. Esto siempre se traduce en un incremento económico o mejores oportunidades laborales.
  3. Deja ahorrar y comienza a invertir. Probablemente estés cansado, agobiada por las llamadas de los bancos que te buscan incansablemente para ofrecerte una asesoría en inversión. Date tiempo y escúchalos. ¿Sabías que más del 40% de la población en México no ahorra?, mucho menos conocen el termino de inversión.

Espero estos sencillos tips te puedan ayudar a olvidarte de la temible cuesta de enero, pero sobre todo a reorganizarte, planear e invertir adecuadamente tus recursos. Ya trabajaste 12 largos meses, aguantaste mil juntas, corajes, viajes de trabajo, horas de capacitación, etc.

Haz valer tu dinero, disfrútalo, pero sobre todo no lo malgastes en una tontería que el año siguiente va a cambiar radicalmente y te vas a quedar con algo que va a tener un valor menor en el mercado.

 

¡ Sigue a Lalo Contreras en Facebook




NOTAS RELACIONADAS