probusiness

POR Néstor Villegas

Es comprensible que el deber de un emprendedor comprometido sea dedicar gran parte de su día a su sueño, su empresa.

La rutina del emprendimiento, al contrario de lo que muchos pensarían, demanda más horas de trabajo diarios que un trabajo estándar; planes de negocio, presentaciones, proyecciones financieras, modelos, prototipos, exposiciones, congresos, clientes, proveedores, mentores, ferias, convocatorias para fondos, una lista enorme de actividades sin contar aquellas que son cíclicas o cotidianas.

Ser tu propio jefe puede ser aún más exigente, el sacar lo mejor de ti para llegar a la meta es el principal aliciente que día a día levanta a los emprendedores, para que aprendan, lo intenten, se equivoquen, caigan y se levanten, en un círculo virtuoso cuyos pilares fundamentales son la determinación, la persistencia y la resiliencia.

Tener tu propio horario, se convierte en precisamente no contar con uno. Los emprendedores sueñan, comen y viven su empresa, sin horarios, fines de semana, días feriados o vacaciones. Todo pareciera ser coherente, el esfuerzo se convertirá en éxito, sin embargo hay un factor que deben considerar, uno de los hábitos de la gente altamente efectiva que propone Stephen Covey: afilar el hacha.

Afilar el hacha relata la historia de un leñador que se encuentra en pleno bosque tratando con mucho empeño de derribar árboles con su hacha, sin embargo no le pasa por su mente que su hacha también requiere ser afilada cada cierto tiempo para que recupere su filo y pueda seguir siendo útil. Lo mismo que le puede pasar a un emprendedor que no hace pausas para recuperar energía.

Sería una excelente opción que los emprendedores establecieran un tiempo cada semana o cada mes para planificar actividades que ayuden a afilar el hacha, y asegurarse de dar seguimiento de los resultados, mejoras y beneficios en su rendimiento y bienestar.

  • AFILA TU MENTE. Capacítate, renueva tus conocimientos, entrena tus habilidades, fortalece tus hábitos y tu actitud positiva.
  • AFILA TU CUERPO. Mantente en forma, haz ejercicio, duerme, aliméntate sano, disfruta.
  • AFILA TUS DEMÁS HERRAMIENTAS. Mejora continuamente tus herramientas de software, apps, recursos, networking, dispositivos, espacio de trabajo.

En nuestra ciudad no hay pretexto; las diferentes cámaras empresariales, universidades, empresas de capacitación y el gobierno constantemente ofrecen cursos, algunos gratuitos y otros con costo, que pueden ser una respuesta para afilar la mente y mantenerse al día en temas de capacitación e innovación.

León ofrece una gran oferta de entretenimiento para todos los gustos y edades, actividades recreativas y físicas; actualmente hay un auge de corredores y ciclistas que todos los días a primer hora salen a afilar el cuerpo, por salud mental y/o física, por cultura, por necesidad o por gusto. Lo mejor de todo es que correr o simplemente caminar no es oneroso, existen ya varios parques seguros y adaptados para tal fin.

Los emprendedores necesitan principalmente de las ventas y las ventas se dan en gran medida al principio con las famosas 3 “F”: Friends, Family & Fools, relaciones que necesitan ser atendidas, los emprendedores deben comprender que no hay quien hable mejor de sus empresas que ellos, que salir a socializar, hacer networking y conocer cada vez más gente, es una manera sencilla de hacerse de clientes potenciales.

Afilar el hacha requiere en gran medida del entretenimiento, momentos de esparcimiento, actividad física, fomento cultural, alimentación sana, leer, estudiar y reflexionar, conocer gente y aprender que el emprender no está peleado con disfrutar la vida, el entretenimiento se vuelve parte del negocio.




NOTAS RELACIONADAS