proconnect

POR Salvador Tobías

Mujer de éxito, definida por valores firmes como el respeto y la humildad, con grandes metas las cuales ha logrado alcanzar haciendo el balance correcto entre su vida personal y profesional, preocupada de participar en la vida política para fomentar el crecimiento de nuestro estado. Sin duda alguna ejemplo a seguir y este mes donde conmemoramos el Día Internacional de la Mujer nos honra al estar entre nuestras páginas.

Adriana nació en el Distrito Federal, sin embargo toda su formación académica fue en la ciudad de Monterrey, Nuevo León donde estudió la carrera de Letras Españolas en el Tecnológico de Monterrey. Después de llevar cuatro años de casada fue cuando junto a su esposo y su primer hijo se mudó a nuestra ciudad por motivos laborales. Un año después de llegar a León en búsqueda de su propia realización empresarial decidió unirse a la fuerza de ventas de Jafra como fundadora con otras ochos compañeras. Actualmente la marca cuenta con una fuerza de ventas de alrededor 500 mil mujeres de las cuales ha tenido el privilegio de aprender tantas historias y apoyar el empoderamiento del género femenino.

Hoy después de haber sido Presidenta de AMMJE, incursionar en la política como Diputada Federal y presidir la Comisión de Economía durante la Sesenta Legislatura en San Lázaro ocupa el puesto de Directora General del Instituto para las Mujeres Guanajuatenses donde tiene la oportunidad de luchar por la equidad de género.

¿Cuál es el objetivo principal del Instituto para las Mujeres Guanajuatenses?

Tenemos dos temas primordiales, uno es luchar por la igualdad de oportunidades y trato entre mujeres y hombres y el otro que las mujeres tengan acceso a una vida libre de violencia. Al hablar de violencia no solo nos referimos a la que es física, esta puede manifestarse en áreas como la patrimonial, económica, laboral, institucional, de pareja, sexual, entre otras. Lo primero que debemos hacer es visibilizar tanto la violencia como la desigualdad para después poder desnormalizarlas y eliminar los roles que se han creado en la sociedad, de esta manera es como podemos luchar por los derechos humanos de las mujeres. Esto comienza desde la casa y se traslada al área empresarial en igualdad en ascensos, sueldos, oportunidades y trato entre géneros.

Al ocupar la Dirección de este organismo, ¿dónde fue que encontró la necesidad de innovar?

Sin duda alguna para poder avanzar en los dos temas tenía que transversalizar e institucionalizar la perspectiva de género, para a partir de ahí poder tener en nuestro estado políticas públicas específicamente encaminadas hacia las mujeres. Los Institutos de las Mujeres a nivel nacional son mecanismos de adelanto para crear acciones afirmativas y lograr impulsar el avance de las mujeres. Es muy importante mencionar que esto no quiere decir que para lograrlo se tenga que frenar el avance de los hombres, sino alcanzarlos para poder estar a la par en oportunidades.

Uno de los grandes logros fue que la propuesta al Gobernador del Estado Miguel Márquez Márquez de tener una certificación en el Modelo de Equidad de Género que da el Instituto Nacional de las Mujeres para cuatro dependencias del Gobierno del Estado se convirtió en que fuera para todas, además del Poder Legislativo y Judicial Hoy no hay otro Estado de la República que tenga la certificación en los tres poderes Guanajuato es el primero en obtenerla y con la más alta calificación. Para el año próximo se espera incluir a los municipios y las empresas privadas.

¿Cómo han incluido a las empresas privadas en el tema de equidad de género?

Dentro de la estrategia código naranja se desarrollaron tres guías para prevenir la violencia; la primera es hacia el interior de la familia en los hogares, la segunda es para los jóvenes y la tercera es justamente en las empresas donde tocamos temas como la igualdad de oportunidades, ascensos y trato, además de evitar el acoso sexual.

Uno de los proyectos más importantes ha sido la atención a la sociedad a través de los centros de atención multidisciplinaria que bajo convenio con las distintas autoridades municipales van a distintas comunidades de dos a tres veces por semana durante 10 semanas creando un trabajo profundo para sensibilizar y eliminar la violencia de género, así como generar nuevas oportunidades para quienes la sufren.

¿Cuáles son sus actividades como Directora?

Funjo como encargada de hacer lo necesario porque las condiciones de vida de las mujeres en Guanajuato verdaderamente mejoren a partir desde la óptica y el trabajo del Gobierno. Uno de los grandes retos ha sido transversalizar e institucionalizar la perspectiva de género en toda la administración pública, lo que como mencionaba se esta logrando gracias a la certificación con la cual hemos empezado a entender que es la igualdad, para a partir de ahí empezar a hacer las políticas públicas necesarias para brindar las mismas oportunidades y eliminar los roles de género.

En Guanajuato, ¿cómo estamos a comparación de otros Estados del país en cuanto a violencia hacia las mujeres?

En violencia extrema o violencia feminicida estamos muy por debajo de la media nacional, sin embargo el problema es que la violencia aún continua siendo un asunto que se ve normal. Hace tiempo escuche el caso de una señora que decía que al casarse su marido le pegó y ella lo vio como algo que no estaba mal ya que su papá también le pegaba a su mamá, lo que ya salió de lo “normal” fue cuando estaba en el hospital por las lesiones que le causó. Ésta es una forma de pensar muy grave porque ninguna mujer debe ser sometida de ninguna manera.

¿Qué es lo que más disfruta de estar al frente del Instituto?

El poder ser parte de llegar al momento en que todas las mujeres vivan en igualdad de condiciones, sin tener que luchar por sus derechos cuando nacen con ellos. Ir paso a paso ganando esta batalla por medio del Instituto, el cual tiene que ser normativo y estar pendiente que la política pública tenga perspectiva de género en todos los temas, desde infraestructura hasta seguridad.

¿Qué fue lo que a usted la motivó para comenzar su faceta como empresaria?

Después de un año de llegar a vivir a León estaba en búsqueda de crear nuevas redes de amistad y una oportunidad para desarrollarme laboralmente por lo que decidí sumarme a la fuerza de ventas de Jafra, en ese entonces solamente éramos nueve. Hoy somos cuatro líderes con redes en toda la República en donde hay alrededor de 500 mil mujeres trabajando para la marca. Para mí lo más importante es que donde yo vaya pasando tenga la oportunidad de aprender y de crecer para ser mejor persona cada día y poder dejar una huella positiva.

¿Ha recibido algún reconocimiento?

En Jafra desde 1993 he recibido el primer lugar nacional de productividad, así como el primer lugar de crecimiento de negocio y en desarrollo de liderazgos. He tenido también el honor de poder compartir mi experiencia laboral en diferentes países como Estados Unidos, Colombia, Alemania, Italia y Holanda. En el 2010 recibí el honor de ser reconocida como la Empresaria del Año por AMMJE.

¿Cómo logra combinar exitosamente su faceta como empresaria y además formar parte de un puesto público?

Desde un principio entendí dos cosas muy importantes, la primera que debía manejar equilibrios en mis tiempos y la segunda que tenía que involucrar a la familia en todo.

A mí siempre me ha gustado mucho el tema del servicio, de hecho mi faceta como empresaria está enfocada en desarrollar a mujeres tanto en el aspecto humano y personal, como en lo profesional y económico; podrá ser parte de mi negocio pero también de mi misión de vida. Hoy gracias a que mis dos hijos mayores forman parte de la empresa tengo la oportunidad de estar en la Dirección del Instituto como funcionaria pública para desde ahí impulsar mejores condiciones de vida para guanajuatenses y ser parte de una gran transformación.

¿Qué sigue para Adriana Rodríguez Vizcarra?

Seguir trabajando como funcionaria pública en el Instituto para las Mujeres Guanajuatenses al servicio de todo el estado y empresarialmente sumar aún más personas a la marca para que tengan la posibilidad de desarrollarse, sobre todo en el proyecto que arrancó desde noviembre del año pasado donde en una empresa que era únicamente para mujeres se incluyeron a los hombres, los cuales puedan lograr tener una exitosa carrera y alcanzar múltiples objetivos.

¿Quién sería para usted un ejemplo de liderazgo?

En la parte de servicio sin duda alguna la Madre Teresa de Calcuta, Juan Pablo II y en el logro de grandes cambios sociales Mahatma Gandhi.

¿Qué significa para usted la familia?

Es todo, soy esposa, madre de tres hijos, abuela y mujer preocupada junto con mi esposo porque siempre permanezcan los valores familiares. Hoy soy consciente que siempre tuve los mismos derechos de desarrollarme profesionalmente que mi marido y que el no solo los respeto sino que los impulso. A través de ser corresponsable en la dinámica familiar, es así como seguimos siendo una pareja integrada.




NOTAS RELACIONADAS