probusiness

POR Salvador Zermeño

Para poder distinguir una arquitectura innovadora es necesario partir de un programa estructurado de necesidades conjuntado con un análisis estético reflejado en su estilo y tendencia de su tiempo de creación, fundamentado sus ideas en conceptos filosóficos.

Un recorrido por los siglos XX – XXI

Para poder distinguir una arquitectura innovadora es necesario partir de un programa estructurado de necesidades conjuntado con un análisis estético reflejado en su estilo y tendencia de su tiempo de creación, fundamentado sus ideas en conceptos filosóficos para que logre trascender como un icono representativo y significativo del imaginario urbano.

En León tenemos varias obras innovadoras con algunas de estas características: en el ámbito comercial en los años 50 la Antigua Plaza del Mariachi en el López Mateos y la Miguel Alemán con sus dos plazas públicas; el Centro Comercial Insurgentes con la primera tienda departamental moderna; en los 80 la Plaza del Zapato con un patio techado y estacionamiento en  azotea; la Gran Plaza, techada de estilo posmoderno;  la Plaza Mayor que integra en las plazas abiertas áreas de espectáculos; el Centro Comercial Altacia al sur, con su acuario, cine y restaurantes en terrazas abiertas y puentes entrelazados.

Plaza del Mariachi 

Centro Comercial Altacia

Los edificios  corporativos, financieros y fabriles innovadores en los años 60 y 70 la fábrica de Coca Cola en el López Mateos de fachada vitrina que muestra el proceso de embotellado, el de las cámaras, edificio de cristal con una  estructura metálica al exterior, del Arq. Agliberto Llamas; el edificio de BIBA de estilo brutalista con dobles alturas y estructuras prefabricadas en la calle Justo Sierra, del Arq. Carlos Flores; HDI Seguros de bloques horizontales escultistas del Arq. David Muñoz en la avenida de los Insurgentes; en los 80 el edificio de Banamex en el López Mateos  con  bloques horizontales de concreto y cristal, la Torre Nissan en un edificio placa de cristal con acceso enfatizado; el AT&T en Paseo del Moral, con  dos torres de cristal escalonadas con terraza superior; la icónica Plaza 500 del Arq. Vito Ascencio en la Av. de los Insurgentes emula la alta tecnología.

Plaza 500

Torre Nissan

El Banco Santander, en el López Mateos y Cortázar con un escalonamiento estructural inverso de bandas horizontale. A finales de los 90 el Polifórum León,  con  sus amplias salas de exposiciones para convenciones, en el 2016 el centro Puerta Bajío, conjunto multiusos de Legorreta + Legorreta con sus celosías, pérgolas y colores mexicanos

En el ámbito educativo y deportivo; en los años 70 la Deportiva Fernández Martínez de estilo moderno integra canchas y andadores techados con espacios abiertos;  en los 90 el Instituto Lux con su arquitectura emocional humanista; la Torre de Rectoría de La Salle de bloques horizontales entresacados y rehundidos; el Parque Tecnológico CIEN del Tec de Monterrey, de prismas rectangulares de cristal; el Parque Tecnológico de la Ibero de Landa Arquitectos de concreto masivo intercalando con  cartelas verticales dentados, el Parque de Innovación De la Salle a modo de cajas apiladas texturizadas; la EBC  del Arq. Javier Sánchez, con un gran alerón que enmarca el  prisma rectangular de cristal forrado con una celosía de aluminio.

Torre de Rectoría de La Salle

Parque Tecnologico de la Ibero

En el ámbito religioso y médico;  de  los años 50 y 70 el Templo de San Juan Bosco en planta de cruz latina con bóvedas de cañón corrido ojivales; el Templo de San Judas Tadeo con un paraboloide hiperbólico;  el Templo del Señor de los Milagros con una seriación de placas formando la cruz; la clínica médica, deportiva y cultural T-1 del IMSS,  de estilo funcionalista  con edificios placa con jardines y la ampliación actual del Hospital Aranda de la Parra en tres prismas rectangulares de cristal y concreto.

En el ámbito cultural, el Centro de Ciencias Explora del funcionalismo integral con patio y tabique aparente envuelto por una  hipóstila coronada por una tridilosa;  el Fórum Cultural con la Biblioteca Central de Didi Pei, que conjuga cristal, piedra y  terrazas techadas; el Teatro Roberto Plascencia, del Arq. Augusto Quijano con volumen circular unido a un prisma rectangular como vestíbulo integrados por una techumbre; la Escuela de Artes del Arq. Javier Muñoz con un pórtico semicubierto, el Museo de Historia Regional de Nuño-Mac Gregor-De Buen Arquitectos de concreto ocre que entreteje espacios abiertos y cerrados en plazas de acceso, patios internos y jardines escultóricos. Y en el 2015 la Plaza de la Ciudadanía Griselda Álvarez, con talleres para capacitación y actividades deportivas.

Explora

Fuentes:

Arreola Calleros, Mariano, Reflexión de ciudad. 50 Aniversario del Colegio de Arquitectos de León, A.C. 2018, en la selección de 50 obras representativas del siglo XX en León Gto.

Zermeño Méndez Salvador,  Identidades leonesas, historia de la arquitectura en el siglo XX en León, Gto.,  en el capítulo II, Ed. Tlacuilo, 2003

¡Sigue a Salvador Zermeño en Facebook y Twitter !

 




NOTAS RELACIONADAS