proconnect

POR Salvador Tobías

Este mes como parte de nuestro especial de salud tuvimos la oportunidad de entrevistar al Director del Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío, una de las instituciones hospitalarias más important...

Este mes como parte de nuestro especial de salud tuvimos la oportunidad de entrevistar al Director del Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío, una de las instituciones hospitalarias más importantes del país, quien nos contó acerca de los retos, logros e innovaciones que se llevan a cabo día a día para conocer más del lugar, así como la importante labor que realiza al frente de este.

Carlos Tena Tamayo nació en la ciudad de Valle de Santiago, es egresado de la Facultad de Medicina de León de la Universidad de Guanajuato y estudió la especialidad en Cardiología en el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, la cual ejerció durante ocho años en el Hospital IMSS de Irapuato.

En 1995 fue invitado por el entonces gobernador del estado Vicente Fox para ser Secretario de Salud, puesto en el que fue ratificado por el gobernador Ramón Martín Huerta.

Junto con el Dr. Julio Frenk fue coordinador de salud del equipo de transición del Presidente Electo de la República Vicente Fox y durante su administración fungió como Comisionado Nacional de Arbitraje Médico.

En la presidencia de Felipe Calderón fue nombrado Director Médico del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y en 2011 Comisionado Nacional contra las Adicciones, responsabilidad que ejerció hasta marzo de 2013, para luego ocupar el puesto de Coordinador de Políticas de Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social. En septiembre de ese año decidió regresar a Guanajuato como asesor de calidad en la Secretaría de Salud del Estado.

Fue en diciembre del 2014 que recibió el nombramiento por parte del Presidente Enrique Peña Nieto como Director del Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío, puesto en el que actualmente continua desarrollándose con el objetivo de que la institución siga brindando los mejores servicios de salud del centro del país.

¿Cuáles son las actividades que realizas?

Como Director del HRAEB me corresponde coordinar y dirigir el trabajo que realizan los 1,178 trabajadores que laboran en el área de atención médica, de enseñanza e investigación. Por eso siempre llevo en la  mano una batuta, como la de un director de orquesta, y no es porque sea el más importante del equipo, sino porque me corresponde definir el rumbo del Hospital, establecer prioridades y asegurar que se cuente con lo necesario para ofrecer el mejor servicio de salud posible. Un director de orquesta propone las partituras que se han de tocar, de igual manera a mí me corresponde proponer las estrategias y políticas que se han de seguir. Es parte de mi responsabilidad contribuir para generar un adecuado clima laboral que permita la colaboración armoniosa entre el personal. Soy además el encargado de promover y difundir el quehacer del hospital, así como de supervisar la eficiente y transparente administración de los recursos.

Traer conmigo la batuta me recuerda que soy el responsable de marcar la velocidad con la que debemos realizar los cambios para mejorar.

¿En qué has innovado desde que llegaste a ocupar la dirección?

He establecido formas personales de trabajar, que al ser diferentes o al requerir cambio de procedimientos o implantación, podría decir que son formas innovadoras de hacer las cosas. Tienen la intención de ser mejores que las que se utilizaban en este hospital o incluso de las que aún se utilizan en otros.

Les comparto un día típico del trabajo que realizo en el hospital, un día que no es similar al de muchos otros directores de hospitales, que también pueden tener su estilo personal de dirigir, pero esto es lo que a mí me agrada hacer, me satisface y me ha dado buenos resultados.

Inicio mi jornada de trabajo a las ocho de la mañana en punto. El primer día de la semana visito todos los pisos para conocer el estado de los pacientes más delicados y el motivo por el cual algunos tienen una estancia hospitalaria superior al promedio. Los demás días los médicos me presentan cada uno de los pacientes que se encuentran hospitalizados. Un día para conocer los pacientes que están en cada piso y otro para los pacientes que se encuentran en alguna de las terapias intensivas (adultos y pediátrica), o la unidad coronaria. En esas reuniones se trata de identificar alguna problemática desde el punto de vista médico o administrativo para contribuir en su solución.

Los lunes me reúno con todo el staff de la dirección (directora médica, director de operaciones, director de planeación, enseñanza e investigación, director administrativo, subdirectora de enfermería, jefe del área jurídica y el coordinador de calidad) para programar el trabajo de la semana, conocer la problemática identificada, establecer estrategias para mejorar y para darle seguimiento a los acuerdos que se van estableciendo. Durante el resto del día participo presidiendo diversos comités hospitalarios que me permiten conocer el avance en los indicadores de proceso y resultados y participar en el establecimiento de acciones para la mejora continua. Durante el día recibo a pacientes o familiares que desean plantearme algún asunto, y me entrevisto con compañeros de trabajo para conocer sus actividades o problemática en la operación diaria.

El HRAEB es un Organismo Público Descentralizado del Gobierno Federal, y fue el primero con estas características en funcionar bajo un modelo innovador, con la participación de una empresa privada (Acciona), que es la que tiene en propiedad el inmueble y el mobiliario, además se encarga de otorgar los servicios de apoyo como lavandería, cocina, limpieza, manejo de desechos infecto contagiosos, camillería y seguridad. La administración del hospital se encarga de supervisar que los servicios se otorguen de acuerdo a lo contratado. Tengo reuniones periódicas con el inversionista proveedor para evaluar y retroalimentar sobre el servicio que nos otorga.

A las cuatro en punto de la tarde, la subdirectora de gerencia social reúne en el auditorio del hospital a los pacientes que ingresarán ese día, acompañados de sus familiares. Personalmente le doy la bienvenida a cada uno de ellos y les comento del compromiso que tenemos  todos, de tratarlos con respeto y amabilidad, y la obligación de los médicos tratantes de darles información y respetar sus derechos como pacientes. Además, les digo quiénes serán los médicos que estarán atendiéndolos y la ubicación de mi oficina, así como de la dirección médica por si requieren algún apoyo. Aprovecho para que la directora médica les recuerde a los acompañantes de los pacientes, la importancia de lavarse las manos antes de tocarlos y la necesidad de que donen sangre si su religión se los permite.

Más tarde analizo la información que se va generando en el hospital  y la que llega del exterior. Antes de retirarme, alrededor de las siete de la noche, me entero con el subdirector de turno si hay algún problema qué atender en admisión continua o en el hospital.

Por otra parte, hemos estado trabajando con el personal del hospital para mejorar los procesos  y establecer medidas para asegurar la calidad de la atención y seguridad del paciente. Se tiene proyectado lograr en este año la certificación en calidad por el Consejo de Salubridad General.

¿Cuáles son los principales logros que han obtenido?

Entre las acciones que se han realizado con la participación del personal del hospital  es por ejemplo, la mejora del proceso de referencia de pacientes, logrando reducir el tiempo de respuesta de varios días a unas horas. Actualmente se está perfeccionando para que las referencias se puedan realizar de manera electrónica y dar así respuesta inmediata a ellas. También se ha destinado personal específico para dar respuesta a la solicitud de citas telefónicas, con lo cual se han abatido las frecuentes quejas relacionadas con ello.

Recientemente cambiamos una política que exigía que para que un paciente pudiera ingresar al hospital, debía ser referido por médicos de otro hospital de la Secretaría de Salud. Ahora los pacientes con Seguro Popular que tienen el diagnóstico o la alta sospecha de algún padecimiento que entra en el Programa de Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos pueden solicitar directamente su cita para que se les atienda (al celular: 477-1617206), esto permite reducir tiempos de espera y evita sobrecargar a los hospitales de la Secretaría de Salud.

Otro logro ha sido el establecimiento de una red estatal para atender de manera oportuna a los pacientes con problemas agudos de las coronarias, como angina de pecho o infarto. Cuando un paciente llega a un hospital general de la Secretaría de Salud, el médico puede consultar vía WhatsApp a un cardiólogo del HRAEB que está dispuesto las veinticuatro horas del día. Por esta vía se envía el cuadro clínico, electrocardiograma y resultados de laboratorio, así, el cardiólogo  otorga la orientación al médico, ya sea para su tratamiento en el hospital a donde llegó o para que sea trasladado de manera inmediata al HRAEB para realizar un procedimiento de urgencia para destapar la coronaria. Esto ha permitido atender de manera más eficaz y oportuna a los pacientes infartados.

Esta misma forma de comunicación funciona para el programa de trasplantes de donador cadavérico, donde la coordinación se realiza con el personal de la Secretaría de Salud que procura los órganos. Esta vinculación ha permitido que el HRAEB sea líder en trasplantes renales.

Debido a que en el hospital se atienden personas con problemas graves de salud, es frecuente que algunos pacientes tengan un mal pronóstico, sin embargo, a ellos también se les apoya. Se ha fortalecido el equipo de medicina paliativa, y se han dispuesto habitaciones individuales para que los enfermos, en etapa terminal, puedan recibir asistencia especializada e incluso la visita de sus familiares cuando estén al final de la vida. También se otorga orientación telefónica para quienes pueden ir a su casa y tienen un mal pronóstico a corto plazo.

Estamos convencidos que para ofrecer un servicio de calidad debemos pensar menos en el paciente pero más como él. Es decir, ponernos en su lugar. Es como pudimos identificar que algunas reglas dentro del hospital resultan incómodas para los acompañantes de los enfermos. Es así que por ejemplo cambiamos la política que exigía que los pacientes en terapia intensiva debían tener al menos un familiar de guardia las 24 horas del día en la sala de espera. Ahora se da la alternativa de irse a descansar y se pide se deje un número telefónico para llamarles en caso necesario. Si alguien no tiene teléfono móvil se le presta uno que es pagado por el Patronato del HRAEB. También cambiamos los horarios de visita para que fueran más cómodos para los familiares de los pacientes.

De la misma forma pudimos percatarnos de la necesidad de muchos pacientes o sus familiares de estar conectados con el mundo exterior cuando están hospitalizados, o bien el deseo de entretenimiento durante su estancia, por eso se instaló una red abierta de internet inalámbrico y se autorizó el ingreso de computadoras o tabletas.

Por otra parte se han efectuado algunas mejoras y la ampliación en la infraestructura del HRAEB, por ejemplo se construyó un área de Terapia Intermedia Pediátrica y Neonatal para contribuir a tener más espacio en la Terapia Intensiva.

Se concluyó la construcción de la Unidad de Investigación donde existen laboratorios especializados, la cual comenzará a operar al terminar su equipamiento que está en proceso.

Se construyó el búnker donde se instaló un Tomógrafo Emisor de Positrones (PET).  Es un equipo de alta especialidad que permite, entre otras cosas, identificar remanentes de células cancerosas después de un tratamiento. En unas semanas estará dando servicio.

¿Cuál es el principal reto al que te has enfrentado?

Incrementar la ocupación del hospital, pues aunque se ha mejorado, aún existe capacidad para atender más pacientes, sobre todo de los estados que componen la región del Bajío (Michoacán, Zacatecas, Aguascalientes y Jalisco). Personalmente he visitado a los directores de los hospitales de esas entidades federativas para ofertar la cartera de servicios del hospital y estamos haciendo su difusión a través de los diferentes medios de comunicación, incluyendo las redes sociales.

¿Qué es lo que más disfrutas de ser parte de este proyecto?

Disfruto tener la oportunidad de participar en este innovador modelo de atención (público-privado) en un hospital de alta especialidad y poder demostrar que el servicio público de salud, en el interior del país, puede ser resolutivo y de alta calidad, comparado incluso con los mejores hospitales de la capital del país. De hecho nuestra visión a cinco años es ser el mejor hospital del país fuera de la ciudad de México.

Además disfruto cada día que estoy en el hospital cuando me doy cuenta del gran beneficio que reciben pacientes que tienen enfermedades complejas, gracias al   extraordinario trabajo en equipo que realizan médicos especialistas, enfermeras, personal técnico, gerentes sociales, nutriólogas, psicólogos, terapistas, laboratoristas, químicos farmacéuticos, residentes, personal de limpieza y administrativo.

Es muy satisfactorio ver egresar con alegría y optimismo a un enfermo al que se le trasplantó un riñón, un hígado o médula ósea. O a los padres de un niño al que se le ha corregido una malformación congénita de corazón, de columna, de vías urinarias o digestivas, o a los que disfrutan la expresión de su hijo cuando escucha un sonido por primera vez después de que se le colocó un implante coclear. Es motivante conocer a personas con diferentes tipos de cáncer que salen adelante y que incluso se logran reincorporar a la vida social, escolar o productiva. O a enfermos que han llegado al borde de la muerte con un infarto al corazón y que regresan caminando a su hogar después de una angioplastia o cirugía de revascularización. Disfruto saber que con el trabajo de todos se ayuda a personas que en el pasado tendrían que haber ido a la ciudad de México para atenderse, o todavía peor, muchas se hubieran tenido que resignar a la evolución natural de su enfermedad.

¿Cuáles son los planes a corto plazo?

Para el corto plazo estamos trabajando para: 1. Automatizar nuestro sistema de referencia y contra referencia y así ser más oportunos en el apoyo a los enfermos.

2. Implantar este año un nuevo expediente clínico electrónico y contable que sea ágil y amigable y otorgue información estadística para la mejor toma de decisiones.

3.  Poner en funcionamiento el PET y los laboratorios de investigación, así como un equipo para la administración automatizada de medicamentos en unidosis que nos permita ser más eficientes.

4. Construir junto al Hospital, una estancia de reposo para los acompañantes de los pacientes (albergue). El Patronato del HRAEB se encargará de su operación y administración.

5. Lograr la certificación en calidad por el Consejo de Salubridad General.

¿Con qué proyecto te gustaría ser recordado como Director?

Más que tener un proyecto para que me recuerden, tengo claro que hay tres objetivos generales que se deben alcanzar para justificar mi paso como director de este Hospital.

Uno deriva del principio hipocrático: Primero no dañar. Por eso el proyecto para garantizar la calidad y seguridad del paciente es fundamental. Aunque contamos con personal altamente capacitado y profesional, debemos establecer procedimientos claros que nos permitan tener los mejores resultados. 

El otro objetivo es ser eficiente en el manejo de los recursos, por lo que se requiere observar los lineamientos orientados a evitar estancias prolongadas y optimizar el uso   los recursos con su utilización razonada y con absoluta transparencia.  

El tercer objetivo es garantizar el respeto a los derechos de los pacientes, que incluye ofrecer trato humanitario (amable y respetuoso) al paciente y sus acompañantes, y el respeto a su autonomía. Para lograrlo se compromete a los directivos y jefes de servicio para que como líderes sean ejemplo para sus compañeros y personal en formación.

¿Qué consejo le darías a alguien que se quiera dedicar a la medicina?

Le diría: imagínate  por un momento que estás postrado, pero consciente, en la cama de un hospital. Tienes una enfermedad grave. Está por llegar el doctor que te deberá atender. Piensa cómo desearías fuera ese médico, el  que te va a tratar a partir de ese momento. Anota en una hoja de papel todos los atributos que consideras debería poseer. Luego haz una autoevaluación de tu personalidad, de tus aptitudes, gustos  y actitudes ante la vida.  Si crees que tienes todo para  llegar a ser como el médico que imaginaste para ti, entonces emprende la carrera de medicina. Guarda muy bien esas anotaciones, te podrán servir como el modelo a seguir, ese que tú creaste. Así no perderás la brújula del médico que deseas ser y que con toda seguridad serás.  

“Haz el bien sin mirar a quien” significa que debemos ayudar siempre que lo podamos hacer, independientemente de quién sea la persona y sin el interés de recibir algo a cambio.

“Sentirse útil para los demás es la mejor motivación para querer vivir.”

Enfermedades acreditadas en el Programa de Fondo de Protección Contra Gastos Catastróficos:

  • Cáncer de colon y recto, de mama, próstata, testículo, y ovario.
  • Tumores sólidos dentro y fuera del sistema nervioso central (menores de 18 años).
  • Linfoma no Hodgkin.
  • Diagnóstico y tratamiento de enfermedad lisosomal (menores de 10 años).
  • Enfermedades malignas de la sangre (menores de 18 años).
  • Hemofilia (menores de 10 años).
  • Implante coclear (menores de 5 años).
  • Infarto agudo al miocardio (menores de 60 años).
  • Trasplante renal en adolescentes, de médula ósea y de córnea.
  • Trastornos quirúrgicos y congénitos del aparato digestivo, urinario, cardiovasculares de  columna vertebral (menores de 18 años).

 

 




NOTAS RELACIONADAS