prolife

POR Martín Sánchez

Hay momentos en la vida en la que pasamos por situaciones en las que podemos llegar a olvidarnos de nosotros mismos.

Incluso llegar a descuidarnos física y emocionalmente, es decir nos importa poco nuestra apariencia y en ocasiones creemos que eso podría ser el fin de nuestra carrera o de nuestra imagen, pero no necesariamente.

Como asesor de imagen personal estoy consciente de la importancia de la imagen en la vida de las personas,  del impacto tanto positivo como no tan positivo que puede llegar a  tener este aspecto de nuestra vida, puede determinar muchas cosas, sin embargo también es cierto que dicho aspecto ha sido catalogado con conceptos que han llegado a banalizar el verdadero objetivo de cuidar la imagen personal, el cual, desde mi filosofía como profesional en el área, primero es estar bien con uno mismo y con lo que se es y sobre eso trabajar para proyectar nuestra esencia y personalidad, sin querer aparentar algo completamente alejado de la realidad.

Cuando se atraviesa por la pérdida de un ser querido, cuando las mujeres se recuperan de un parto, algún tipo de fracaso ya sea  emocional o laboral , son situaciones por las cuales las personas normales, reales, atraviesan y no es que les deje de importar su imagen, simplemente son situaciones en las que no se tiene cabeza para pensar en algo más, es decir se tienen otras prioridades, las propias prioridades, es decir, no debería existir esa necesidad de estar presentables para la gente, ya que el objetivo de verse y sentirse bien es para el propio beneficio ya que de ahí parte todo como ya lo he mencionado, entonces en base a lo expuesto les puedo decir que es válido darse ese break en la imagen, que si no se tiene el ánimo para arreglarse como regularmente se acostumbra  por estar en alguna situación que requiere más de nuestra atención, está bien, es permitido.

Al final del día, todos somos humanos y no estamos exentos de vernos envueltos en una situación similar, es por eso que sería recomendable trabajar nuestra empatía sobre este aspecto, sin sonar contradictorio, la imagen personal es importante y es un factor que puede definir muchas cosas, especialmente en el ámbito laboral, por tal motivo es mejor optar por limitar nuestras apariciones públicas lo más posible, para darnos ese tiempo de reagruparnos y dejarnos ver solo por personas de confianza, de esta manera tenemos tiempo de volver al camino de la rutina diaria sin afectar nuestra imagen personal y nos habríamos dado ese tiempo para nosotros mismos, manteniendo nuestra esencia  sin tener que pretender algún estado de ánimo cuando probablemente no se estaba tan dispuesto.

A veces la vida no hay que tomársela tan en serio, si de plano nos mortifica demasiado la idea de que probablemente atravesamos por un momento difícil y ya se vio afectada nuestra imagen, recuerden que todos somos humanos y cometemos errores, para muestra vean cualquier entrega de premios, espero les ayude este texto si es que están pasando por una situación complicada en sus vidas, nos leemos el próximo mes.

¡Sigue a Martín en Facebook!




NOTAS RELACIONADAS