prolife

POR Denisse Cupa

Disciplinas deportivas para comenzar desde pequeños.

El alto rendimiento representa el punto máximo al que aspira todo deportista, no obstante, en el caso de algunos deportes, su práctica debe ser iniciada desde la infancia para aprovechar su gran capacidad de aprendizaje y lograr un desarrollo óptimo a futuro.

El comienzo deportivo a edad temprana representa una gran ventaja. El alto rendimiento exige aspectos que si son desarrollados desde la infancia, serán de gran ayuda para favorecer su proyección hacia el más alto nivel.

Gimnasia

Es un deporte particularmente divertido para los niños y puede iniciarse a muy corta edad. Todo gimnasta requiere fuerza, explosividad y flexibilidad para poder ejecutar ejercicios complejos y tener mayor probabilidad de destacarse a futuro. La gimnasia puede ayudar en la mejora del rendimiento de cualquier otro deporte, pues favorece el desarrollo de la condición física general.

Patinaje sobre hielo

Es una disciplina que favorece la coordinación y equilibrio en el niño. El entrenamiento sobre hielo es altamente atractivo para los pequeños y les brinda una mayor seguridad en sí mismos. Su práctica durante la infancia garantiza que el niño adquiera habilidades necesarias para aprender rutinas cada vez más complejas.

Clavados

Consiste en ejecutar una serie de saltos con precisión, estética y alto grado de dificultad. Toda persona que aspire a destacar en los clavados, deberá comenzar desde pequeño para adquirir las destrezas corporales que los prepare para el alto rendimiento.

Ballet

El esfuerzo corporal, una postura adecuada y movimientos armoniosos, hacen del ballet una excelente disciplina deportiva. El ballet debe comenzar a practicarse desde pequeño para lograr un adecuado desarrollo y formación en la disciplina.

¿Qué debe evitarse?

  1. No presiones u obligues al niño para practicar determinado deporte, esto podría ocasionar que termine odiándolo.
  2. No impongas su especialización precoz en alguna disciplina deportiva, de lo contrario, lo más probable es que se desmotive y abandone el deporte.
  3. No obligues al niño a competir y no presiones para que obtenga los primeros lugares; el proceso competitivo vendrá más adelante y será más complicado.
  4. No compares al niño con el rendimiento de sus compañeros, valora su esfuerzo.

¿Qué se debe tener en cuenta?

  1. El objetivo del deporte infantil es el juego y la diversión, si el niño se divierte, será más probable que logre disciplinarse y motivarse durante su camino en el deporte.
  2. Ayuda al niño a escoger un deporte acorde a sus capacidades y talentos, invítalo a que intente diferentes disciplinas deportivas.
  3. Si el niño compite, hazle saber que el amor hacia él no dependerá de sus resultados deportivos, esto ayudará a su tolerancia a la frustración.
  4. El alto rendimiento representa un largo camino por recorrer. El niño debe adquirir las habilidades físicas, sociales y psicológicas necesarias para llegar al nivel máximo.

 




NOTAS RELACIONADAS