probusiness

POR Adalberto Galván

Recibí una llamada la tarde de ayer de un prospecto de cliente nuevo, me buscaba para que le cotizara un análisis y reestructura de su empresa, le comenté que era muy importante conocer cuáles eran sus...

Recibí una llamada la tarde de ayer de un prospecto de cliente nuevo, me buscaba para que le cotizara un análisis y reestructura de su empresa, le comenté que era muy importante conocer cuáles eran sus objetivos, qué esperaba como resultado de nuestro trabajo y por supuesto qué efecto esperaba lograr en su empresa, así que agendamos una cita.

Al llegar a su oficina le pregunté si ya tenía algunas respuestas a las preguntas que le había hecho por teléfono, me expuso los puntos de lo que el esperaba, aclaramos lo que nosotros le podíamos ofrecer y le dije que si podía iniciar un diagnóstico de su negocio, para poder realizar la propuesta de trabajo.

Generar un diagnóstico global del negocio nos da un panorama más amplio de donde estamos parados, para entonces poder fijar los pasos que daremos para llegar a los objetivos que en conjunto con la dirección de la empresa hemos fijado.

Al entregar los resultados del diagnóstico al cliente, descubrió que los objetivos tenían que cambiar pues existían situaciones dentro de la organización que requerían atención inmediata para poder después avanzar hacia lo que el buscaba.

Veamos como sería un diagnóstico básico del negocio.

Aspecto legal:

  • ¿Tengo mis actas constitutivas y de asambleas en orden y actualizadas?
  • ¿Cuento con contratos claros y definidos con mis clientes?
  • ¿Con mis trabajadores mantengo actualizado su expediente laboral? (contratos, recibos, INE, comprobante de domicilio, contrato de confidencialidad)
  • ¿Mi aviso de privacidad está actualizado y correcto?
  • ¿Cumplo con mis obligaciones en caso de operaciones vulnerables?

Aspecto financiero – fiscal:

  • ¿Tengo información financiera veraz y oportuna?
  • ¿La información que me entregan me sirve para toma de decisiones?
  • ¿Me entregan notas y observaciones importantes sobre la situación financiera de mi empresa?
  • ¿Me encuentro al día en el cumplimiento de mis obligaciones fiscales?

Aspecto organizacional:

  • ¿Los objetivos de la empresa los conocen mis colaboradores de nivel gerencial y dirección?
  • ¿Los objetivos de la empresa los conocen los colaboradores de todos los niveles?
  • ¿La comunicación dentro de la organización es fluida y directa?
  • ¿El clima laboral dentro de la organización es bueno?

Aspecto operativo:

  • ¿La producción o productividad de mi negocio se encuentra al 100%?
  • ¿La calidad de mis productos y servicios mis cliente la califican en…?
  • ¿Mis costos de operación son competitivos?

Por supuesto que estas son sólo unas preguntas básicas, cuya respuesta no es sólo de lo que nos dicen los clientes, sino que lo realizamos directamente en las instalaciones de la empresa, mediante revisión documental y física, para de ahí poder determinar los riesgos y oportunidades que tiene la empresa.

“Creer que todo está en orden, sin comprobarlo, es igual a soñar que ganaré la lotería sin comprar boleto.”

 




NOTAS RELACIONADAS