prolife

POR Martín Sánchez

A lo largo de mi vida siempre he estado rodeado de mujeres, mi madre, mis tres hermanas, mis amigas, quienes de alguna manera me han influenciado, inspirado en diferentes aspectos.

Inspiración que me ha ayudado en mi carrera como consultor de imagen personal, aunque tengo el conocimiento para asesorar tanto a hombres como mujeres, con estas últimas siento una afinidad mayor ya que, no es por hacer menos a mi género, pero es más emocionante vestir a una mujer que a un hombre, es por ello que en esta ocasión quiero dedicar esta colaboración a las mujeres.

Siempre es un agasajo visual ver una mujer bien arreglada de pies a cabeza, ya sea que lleve el cabello largo, corto, medio, que lleve maquillaje elaborado o no, es todo un show ver arreglarse a una mujer y ver el resultado final, recuerdo que cuando era niño contemplaba a mi madre cuando hacia su ritual para ir a las fiestas familiares, cómo se arreglaba el cabello, cuando pedía mi opinión para elegir qué vestir, cómo se maquillaba, todo el proceso en general era de verdad entretenido.

Durante algunas asesorías he notado que algunas mujeres pueden llegar a sentirse acomplejadas por su cuerpo o por no saber si están luciendo a la altura de sus actuales puestos profesionales, pero más a aún por cómo las percibirá la gente en general. Algunas han retrasado el inicio de sus asesorías sólo por no estar en el peso “ideal”.

Son varios los complejos con los que tiene que luchar una mujer, es por eso que en esta ocasión más que darles tips de imagen quiero decirles que no se preocupen tanto, si aún no llegan al peso ideal o al que las tendencias dictan, coman para nutrirse y no para llegar a una talla, disfruten de ese pastel, esa rebanada de pizza, disfrútenlo como si fuera lo último que hicieran, a fin de cuentas el trabajar en tener una personalidad arrolladora y saberse sacar partido cuenta más que matarse de hambre por tener un cuerpo como el que ven en las revistas el cual, les recuerdo no es del todo real.

Abracen la idea de que el tiempo pasa y que es opcional darse una arregladita, a fin de cuentas somos pasajeros en esta vida y transitar cada etapa de la vida es una aventura en sí. Nunca se tendrán suficientes zapatos o suficiente ropa para lucir impecable si por dentro no tienen la actitud y seguridad que son los completemos perfectos para cualquier atuendo. No habrá maquillaje alguno que pueda cubrir un decaído estado de ánimo, vístanse y arréglense para ustedes, por el gusto de ser bellas, por el sólo hecho de ser mujeres.

No hay peor enemigo que el que se lleva dentro, hagan las paces con ustedes mismas, apoyen a otras mujeres porque si sólo una puede hacer grandes cosas, imagínense juntas. En estos tiempos en los que aún en los países desarrollados, existen riesgos para las mujeres de toda índole, es importante continúen empoderándose unas con otras.

Mi mayor respeto y admiración a todas las mujeres que de alguna manera han dejado huella en la vida de todos nosotros y en general a todos los lectores de la revista, aprovecho para desearles una muy cálida Navidad y que el 2018 represente el año de éxitos y consolidaciones de todo tipo.

¡Sigue a Martín en Facebook!




NOTAS RELACIONADAS