probusiness

POR PRO Magazine

Uno de los aspectos característicos de la educación mexicana es que durante todo el proceso formativo se nos enseña a ser buenos empleados, porque aunque no se dice explícitamente, la formación de...

Uno de los aspectos característicos de la educación mexicana es que durante todo el proceso formativo se nos enseña a ser buenos empleados, porque aunque no se dice explícitamente, la formación de actitudes va en el sentido que todos piensen de una manera uniforme y no cuestionen las órdenes, bajo la premisa “el que manda se equivoca pero el que obedece nunca”, y además hay un aspecto de tipo religioso, en la cosmovisión católica se plantea que debemos de hacer un tesoro allá en el cielo, por lo que para fines prácticos, no importa mucho el atesorar en la tierra; para la cosmovisión protestante calvinista los hombres elegidos por Dios son a los que se les han dado riquezas y por ello los Estados Unidos se sienten el nuevo pueblo elegido para llevar la democracia y el modo de vida americano a todo el mundo, aparte que como decía Raymon Aron, son la república imperial y su modelo es el imperio romano.

Ante esta situación solamente hemos sabido responder siguiendo el modelo anarquista de la escuela de Ferrer Guardia, de acuerdo a lo que dice el artículo tercero constitucional, el cual fue redactado bajo una ideología de fines del siglo XIX, y reformas educativas van y reformas vienen pero nuestra educación sigue siendo un desastre. Somos el último lugar en las evaluaciones de PISA, ya no digamos en las pruebas Enlace.

¿Qué procede hacer? En primer lugar, es un cambio profundo de estructuras educativas. En la educación particular, en algunas escuelas, empieza a permear; en educación superior ya es una realidad, casi todas las instituciones de educación superior tienen materias donde los alumnos tienen que generar su empresa, vender acciones y dar dividendos, lo cual es bueno porque a los jóvenes se les va creando la cultura del esfuerzo.

Esto va a dar sus frutos con el tiempo porque es un cambio cultural, ya que cambiar la mentalidad de la sociedad es muy lento pero a la larga rinde frutos. Todos los mexicanos del centro y del sureste queremos tener una plaza o que nos den base en nuestro trabajo, como si eso asegurara la estadía en el mismo, pero ¡oh, ilusos!, ¿para qué creen que se llevó a cabo la Reforma Laboral y se operan la Afores? Bien para que no aguantes todo si te quieren correr, para eso es tu ahorro en éstas. Por otro lado es necesario que se les busquen padrinos a los jóvenes que tengan espíritu emprendedor a fin de que lleven a cabo su idea, esto funcionaría como un fondo del tipo riesgo compartido que tiene (o tenía) el CONACYT para ir formando nuevas empresas.

En los países desarrollados son las MIPYMES las que generan riqueza y es necesario ir formando a los chavos de una actitud de empresarios con todo lo que ello implica en relación a la justicia social y el desarrollo sustentable. Si queremos avanzar como país debemos promover y apoyar a los jóvenes emprendedores y pronto nos veremos en el primer mundo.

Juan Carlos López Espinoza.




NOTAS RELACIONADAS