prolife

POR OCV León

El coaching es una práctica profesional que se ha popularizado en las personas, empresas e instituciones quienes buscan alcanzar logros significativos en su vida profesional y/o personal. Hoy en día es...

Por Rodrigo Gutiérrez de OCV León

El coaching es una práctica profesional que se ha popularizado en las personas, empresas e instituciones quienes buscan alcanzar logros significativos en su vida profesional y/o personal. Hoy en día es común escuchar las palabras; coaching empresarial, coaching organizacional, coaching nutricional, coaching deportivo, coaching financiero, etc. Pero, ¿qué es el coaching y cómo éste ha evolucionado las conferencias, la educación y en general la forma de impartir conocimiento?

Remontándonos a sus orígenes el coaching surge con la mayéutica, método reflexivo de Sócrates a través del cual el maestro o coach logra que el alumno por medio de preguntas vaya descubriendo el conocimiento, moviendo a la acción y generando dudas que motivan al alumno a desarrollar al máximo su potencial y capacidad para la búsqueda de respuestas.   

Este método con sus modificaciones y adecuaciones a las diferentes áreas del conocimiento es utilizado en la actualidad para generar cambios substanciales en la forma de obtención del mismo, focalizado en ayudar a aprender, que es un proceso diferente al de enseñar, en donde el coach ayuda a los participantes a mejorar su rendimiento, rompiendo las barreras de sus limitaciones, miedos y creencias. 

Estos nuevos métodos de aprendizaje se han extendido a los congresos y convenciones, cuyo principal objetivo es el de impartir conocimientos y beneficiar a los participantes de la experiencia de cada uno sobre puntos de interés común. 

Los conferencistas hoy cuentan con numerosas herramientas para poder llevar a cabo esta transformación, trabajando la escucha activa, los miedos, el poder personal, los hábitos etc, en un clima de motivación y desarrollo, logrando que los participantes de los congresos y convenciones se lleven mejores experiencias y adquieran conocimiento de valía que puedan aplicar en sus actividades diarias de manera inmediata.

La gran diferencia entre un conferencista tradicional y un coach es que este último inspira, genera empatía, moviliza al auditorio, utiliza un lenguaje coloquial, estimula la participación, crea experiencias, logrando que la gente los busque al final para entablar una conversación y continuar en contacto generando el intercambio de conocimientos.  Y son estos coaches entrenados y capacitados los que los comités organizadores buscan para enriquecer sus eventos, generando así mayor participación, lo que beneficia no solo a los congresos y convenciones, sino a las ciudades sedes, al recibir mayor número de visitantes y turistas quienes generan un impacto económico con beneficio a todos los ciudadanos, tarea que la Oficina de Convenciones y Visitantes de León busca a través de la atracción de estos eventos, y que tan solo en este año hemos logrado confirmar más de 33 nuevos congresos para la ciudad. 




NOTAS RELACIONADAS