probusiness

POR Ignacio de González

El Design Thiking es una metodología, que ha dejado huella en todas las industrias mundiales y en algunas comunidades empresariales en México. También se ha esforzado por romper barreras en negocios tradicionales provocando una inercia creciente de alternativas para resolver un problema con tan sólo mirarlo.

"El encuentro de una solución ya no es lo más importante, ahora el enfoque esta como abordamos el problema".

Imaki Tider

El Design Thiking es una metodología nacida en la Universidad de Harvard y revolucionada por Hasso Platner ha dejado huella en todas las industrias mundiales y en algunas comunidades empresariales en México. No sólo en lo que se refiere al mundo de las tecnologías también se ha esforzado por romper barreras en negocios tradicionales provocando una inercia creciente de alternativas para resolver un problema con tan sólo mirarlo con otra óptica, es decir, con el pensamiento lateral.   

En la búsqueda de objetivos en una organización es común que las personas y empresas se queden con poca información luego de una búsqueda infructuosa. Es aquí donde la metodología opera a través los design thinkers personas que conocen y reconocen su uso práctico. El comienzo de este proceso se da con las preguntas: ¿podemos verlo complemente fuera de foco? ¿hay posibilidad de comenzar desde el final? ¿lo podemos entregar gratis? ¿es posible prototipar sin dinero? Ahora bien, la metodología se integra:

Ideación. - El uso del poder de las ideas sin juicio. Esta actividad es propicia para llegar lo más lejos en la imaginación y luego reducir ese poder a la mejor idea posible (¿imposible?).

Empatiza. -  Va directo al punto conociendo las circunstancias y el mercado. Conocer y reconoce el problema y se aborda desde la perspectiva de múltiples soluciones.

Define. - Concretiza los hechos, estadísticas, estudios comparados y el todo a través de cada una de las partes para ir del particular a lo general. Pensamiento Convergente

Prototipa. -  Crear un producto mínimo viable, es decir, formar con lo indispensable posible un producto que pueda ser tocado, visto, oído y olido.

Prueba. - Poner a prueba el prototipo con diversos modos, públicos y escenarios comerciales.

Implementar. -  Dar a conocer el funcionamiento, alcance, costo y potencial mercado al que pretende ir el servicio y/o producto.  

El entramado de procesos nace gracias a la perspectiva de crear, con un pensamiento divergente da cuenta de cientos de ideas que serán discriminadas más tarde con el pensamiento convergente.  El trabajar más del esquema tradicional es parte de la inercia de no controlar lo que se conoce del producto o servicio. No se trata de romper solo paradigmas; se trata de mejóralos y crear uno nuevo asociando ideas, formando conceptos complementarios, discutiendo con los consumidores lo que ellos quisieran obtener, poniéndolos algo fuera de la realidad, iniciando desde el final y después tener una forma definida para entregar por medio de un prototipo, un entregable, donde se muestre el funcionamiento de la propuesta. No sólo el documento en papel, una imagen en tercera dimensión, la construcción de un lego o un prototipo en plastilina.

Las necesidades más apremiantes que tiene una organización pueden ser resueltas de una manera no convencional usando otros medios, otras técnicas y métodos que empujan a las personas a dar ese salto del plano inerte al revulsivo pensamiento creativo que con mayor facilidad provoca un resultado inesperado. Una vez identificado el problema podemos abordarlo desde distintas ópticas, por la confianza en el proceso de disrupción generado a través de la metodología del design thinking. La tradición en la que viven algunas organizaciones es el desafío con la realidad: el confort. Es por tanto necesario abordar el problema, producto o servicio de una forma lateral, desde óptica no sesgada, en la que se puede sensibilizar a los más reacios, a los reactivos y a los contestaríos que niegan la estrategia o la nueva forma de trabajar. La creatividad es justo eso, una reacción a lo desconocido.

¿Cuándo se toma la decisión de iniciar un proceso de design thinking?. Cuando todo lo demás ha sido visto y se quiere llegar a un lugar que ni siquiera se ha imaginado en la organización o el principal tomador de las decisiones. ¿Cuál es el papel de esta metodología como proceso innovador? Facilitar el proceso de cambio y adaptación al medio. Es al final de cuentas una forma de ver los resultados cuando todo ha fracasado, en lo inerte, en lo que ocurre después de una crisis. Abandonar las viejas creencias, algunas de ellas limitantes que generan resultados limitantes, personas limitantes y aniquiladores de la innovación.

La propuesta es crear nuevas conexiones intercelulares no sólo por el hecho de utilizar una metodología, sino, de usar las más posibles en nuestro cerebro y así que sea una visión de las cosas diferentes a las que veíamos. Ahora en los tiempos de cambio y reforma es posible intentar mejorar el entorno a través del pensamiento traducido en acción por el mejoramiento de algo a través de un equipo y un método.

La apuesta a reformar un producto o servicio surge de las personas que se atreven a salir fuera del círculo de confianza (donde se encuentran muchos pensamientos en una organización). Provocar el estímulo creativo en los seres humanos desde un pequeño proceso en su área, hasta involucrarlos en un proyecto integral promueve la diversidad de ideas y en resumen el principio de la innovación.  

¡Sigue a Ignacio en Facebook y Twitter!




NOTAS RELACIONADAS