probusiness

POR Ricardo Guerra

El emprendimiento es una práctica que se ha buscado promover más en la actualidad, ya que la llamada Economía del Conocimiento empieza a hacer presión en nuestro país a través de las universidades como...

El emprendimiento es una práctica que se ha buscado promover más en la actualidad, ya que la llamada Economía del Conocimiento empieza a hacer presión en nuestro país a través de las universidades como un pilar para el crecimiento y desarrollo. Y es que no solo contempla educación y tecnología, sino la participación de inversión por parte de las empresas que buscan mejorar la calidad de los productos, incluidos aquellos que ayudan, o al menos no afectan a la ecología. 

Emprender un negocio es consolidar nuestros sueños y brindarnos la oportunidad de construir nuestro futuro para lo cual debemos asesoramos con incubadoras, realizar nuestro plan de negocios así como un estudio de mercado, y un análisis de la situación financiera y técnica para poder tener cubiertos los distintos escenarios probables y tener el camino mas claro de a donde queremos llegar.

Se dice que el aleteo de una mariposa puede provocar un huracán del otro lado del planeta. Existen situaciones que no podemos controlar y pueden provocar el fracaso de nuestra empresa. En el caso de situaciones tan extremas tu proyecto emprendedor puede verse directamente afectado por factores externos. Es entonces cuando entra ese Plan B o Plan de Contingencias que muchas veces creemos innecesario por nuestro exceso de confianza, pero en realidad lo que demuestra es la falta de experiencia y planeación.

Un plan de contingencias NO es desarrollar otro proyecto. Tan sólo basta con que sirva como monitor para eventualidades como las antes mencionadas. Un claro ejemplo son los Instrumentos Financieros Derivados, que aunque mucha gente los usa para especular y generar rendimientos, el fin principal es la protección. Son contratos con los que puedes protegerte de cambios en tu presupuesto por movimientos en los precios de divisas, pactando desde un inicio éste ultimo. También sirven para balancear un portafolio de inversión cuando no se es claro el rumbo en tendencias. Dentro de los Productos Financieros Derivados, existen las Opciones. Son contratos que se asemejan a un seguro, en donde a cambio de pagar una prima, te da la opción de ejercer tu derecho de cubrirte ante alzas o bajas de tasas o precios en el tipo de cambio, así como en acciones y otros activos bursátiles. Y hablando de seguros, es un producto que no puedes dejar fuera de tu proyecto, ya que tener asegurados tus activos productivos es base para mantener bajo un mayor control tu plan de emprendimiento.

Insistimos, dejarle un lugar a ese Plan de Contingencias es importante para generar firmeza a tu plan estratégico. Ya te hemos dado algunas ideas de cómo funcionan, y sobre todo, demostrarte y quitarte la idea que un Plan B no es una recreación de tu plan original con todos sus bemoles. Es la forma de evitar la incertidumbre lo mayor posible, y hoy día existe una gran variedad de productos que te otorgan ese beneficio. Porque tal vez no podemos prevenir esas malas noticias  que llegan a provocar fuertes cambios en el mundo, y en tus proyectos, pero si puedes convertirlas en oportunidades.

 

 




NOTAS RELACIONADAS