probusiness

POR Josué Villegas

Recuerdo mi primer domingo como egresado, ese sentimiento extraño de no tener tarea o proyectos escolares me hacía sentir aliviado pero angustiado al mismo tiempo.

@emktconsulting

La graduación ya había terminado, adiós proyectos finales, tareas, compañeros, profesores. ¡Al fin podía tomar el camino que yo decidiera! tras 20 años de ser estudiante, caí en cuenta que una nueva etapa iniciaba, cada decisión determinaría mi futuro como adulto. Duda, incertidumbre y confusión acechaban mi mente; ¿qué camino tomar?, ¿cómo y dónde busco empleo?, ¿qué ropa debo vestir?, ¿es mejor trabajar o me atrevo a emprender?, ¿seré lo suficientemente bueno para el trabajo?, ¿estaré listo?, ¿cómo me voy a pagar mis gastos?

Sin duda fue una época de mucha confusión e incertidumbre, hoy con una sonrisa en el rostro puedo decir que sobreviví a esta etapa con éxito y después de varios años de trabajar e impulsar la carrera de recién egresados, desarrollé esta guía de supervivencia para no morir en el intento:

ESTILO DE VIDA E IMAGEN PERSONAL:

-Comienza a generar hábitos.

Dormir y despertar temprano es la clave para una vida laboral exitosa. El trabajo exige más de ti física y mentalmente, necesitarás de toda tu energía y concentración, por eso es importante cuidar tu alimentación y dejar las salidas para los fines de semana.

-Cuida tu arreglo personal.

Eres un profesionista, la imagen que proyectes determinará en gran medida tu inserción al campo laboral, procura comprar ropa más formal y siempre estar limpio y presentable.

-Ten cuidado con tu reputación.

El tiempo de publicar que eres el alma de la fiesta en tus redes sociales ha pasado, recuerda que la imagen que proyectas con el paso del tiempo generará una reputación que bien puede ayudar o perjudicar tu vida laboral.

SI DECIDES TRABAJAR:

-Desarrolla la paciencia.

Lograr una carrera profesional exitosa es cuestión de tiempo y esfuerzo, cumplir con tus expectativas laborales probablemente te lleve un poco más de tiempo del que tienes pensado, toma en cuenta que existen personas que tienen trabajando el mismo tiempo que tú tienes de vida.

-Aprende a lidiar con la frustración.

Las exigencias del trabajo y la universidad son muy distintas, tendrás que hacer cosas que posiblemente no empaten con tus expectativas del empleo ideal, también es probable que las reglas del lugar de trabajo te lleguen a frustrar, aprende a manejar tus emociones y no permitas que esto nuble tus objetivos laborales.

- Ten disposición.

Seguramente al principio no tengas idea de como aplicar todo lo que aprendiste en la universidad, pero no te preocupes una persona con disposición vale más que una persona experta, esto te abrirá más puertas de lo que crees.

SI DECIDES EMPRENDER:

-Aprende a vender.

Tal vez no te consideres un experto en ventas, pero esto es un factor clave que determinará el éxito o fracaso de tu proyecto, así que es mejor que le vayas tomando cariño a las ventas desde ahora, investiga y practica todos los días hasta que sea parte de tu personalidad.

-Controla tus gastos.

Es esencial que por lo menos el primer año en el que inicias tu proyecto no te comprometas con gastos fijos que pueden minar tu negocio y dejarte sin dinero para reinversión o peor aún con deudas. De igual forma, es conveniente antes de invertir en grande, hacer pequeñas pruebas con riesgos moderados mientras generas mayor experiencia.

Busca tu propio camino.

Existen mil historias de éxito y ninguna es igual a la otra, los libros y los maestros pueden darte una orientación, pero a la hora de emprender son sólo recomendaciones, no hay un camino marcado, busca la manera de hacer las cosas que empaten con tu personalidad y tus habilidades, lo que funcione para ti es lo correcto.

Por último, si tienes oportunidad de adquirir algún trabajo de medio tiempo o prácticas antes de graduarte ¡hazlo!, cuanto antes mejor; así tendrás una idea más clara de lo que es la vida laboral, disfruta esta transformación que estás viviendo ya que sólo ocurre una vez en la vida, tener miedo es normal pero que eso no te detenga en tu búsqueda del éxito y la realización profesional.

¡Bienvenido a la vida laboral!

 

 




NOTAS RELACIONADAS