proconnect

POR Salvador Tobías

Fernando Plascencia quien es Licenciado en Administración de Empresas desde niño fue un apasionado de la tecnología.

Recuerda que a principios de los 90s empezó a escuchar hablar de un modelo en el cual por medio de un HMD (display montado en un casco) podríamos sentirnos inmersos en un mundo digital generado por computadoras.

El concepto de realidad virtual como tal es tan básico que existe desde los 70s y por medio de pantallas frente a tus ojos logras sobreponer el mundo real con el digital, sin embargo la tecnología necesaria para lograrlo es sumamente complicada. En los 90s se abusó del concepto de realidad virtual sin tener el respaldo tecnológico para sustentarlo por lo cual se consideró un gran fiasco y el público se olvidó de ella. En el 2011 Palmer Luckey a sus 18 años de edad creó el primer prototipo de un dispositivo de realidad virtual moderno usando sensores y pantallas disponibles gracias a la evolución de los teléfonos celulares.

Al enterarse Fernando en el 2013 del resurgimiento de esta tecnología decidió que cuando el dispositivo estuviera disponible al público lo adquiriría, siguiendo su evolución durante varios años, la cual está enfocada principalmente a los videojuegos, una industria que es prácticamente inexistente en nuestro país y empezó a visionar la aplicación en otra industria que ya trabajaba con modelos en 3D, está siempre en crecimiento y tiene flujos de recursos importantes, la arquitectura y la construcción.

Hola Fernando, ¿en qué momento decides convertir está tecnología que comúnmente es usada en videojuegos como un modelo de negocio enfocado en la arquitectura?

La inquietud nace hace 4 años aproximadamente gracias a la reactivación de la investigación y desarrollo de la realidad virtual. Solo nació la idea de trabajar o generar un negocio de una tecnología que para mí siempre fue claro que tarde o temprano llegaría, pero sabía que la gente no la entendería fácilmente. A partir de ahí la idea fue evolucionando conforme la misma tecnología fue cambiando.

El formato actual del negocio nace debido a una clara visión de cómo varios factores se combinan para generar una herramienta que ahorrará tiempo y dinero a la industria de la construcción en general. Entre estos factores se encuentra primero que nada la dificultad que tiene un arquitecto de transmitir o comunicar un espacio por medio de pantallas y planos a personas sin experiencia en la construcción.

¿Cómo describirías a tu marca?

PLAGO Virtual Reality es un despacho dedicado a la consultoría de servicios en realidad virtual aplicada principalmente a espacios arquitectónicos.

Al hacer uso de la realidad virtual, de primera instancia el arquitecto tiene una visualización a escala real y con gran definición y similitud al espacio que está creando; reduce y detecta posibles errores al tener en tiempo real el espacio antes de ser construido o de haber realizado una inversión, lo cual ahorra tiempo y dinero tanto al empresario, arquitecto y al cliente final. Se evitan gastos de casas muestra o maquetación así como de posibles fallas de diseño.

Lograr simular un espacio en realidad virtual debe de ser complicado, ¿cómo se conforma tu equipo de trabajo?

El equipo de PlagoVR está conformado principalmente por desarrolladores de software enfocados en motores para manejo de graficas en 3D en tiempo real, ellos toman los modelos básicos proporcionados por los arquitectos y los manipulan para lograr renderizarlos en tiempo real agregando materiales, reflejos e iluminación para que se presente de una manera convincente.

¿Cuáles consideras que puedan ser los alcances de este proyecto?

Mi intención es lograr simular además de espacios arquitectónicos, plantas industriales con maquinaria en movimiento, es increíble lo que puedes ver estando dentro de un espacio que no ves detrás de una pantalla o en planos.

¿Cuál consideras que es el principal reto al que te has enfrentado?

El principal reto en esto es lograr que la gente nos dé la oportunidad de venir a probar lo que estamos ofreciendo, desafortunadamente esta tecnología hasta que no la pruebas por ti mismo es difícil dimensionar sus beneficios, yo te puedo platicar e intentar explicar cómo funciona pero hasta que te pones esos googles piensas “aahhh ok”, es como si nunca hubieras visto un video y alguien te lo intenta explicar por radio.

“Nunca te des por vencido, el éxito es una actitud, no una circunstancia.”




NOTAS RELACIONADAS