probusiness

POR Rosy D'Amico

¿Te gustaría que a través de tu empresa pudieras trascender y ser recordado por generaciones por lo que apoyaste a la humanidad, además de generar un modelo de negocio exitoso? Con los mercados cambiant...

¿Te gustaría que a través de tu empresa pudieras trascender y ser recordado por generaciones por lo que apoyaste a la humanidad, además de generar un modelo de negocio exitoso?

Con los mercados cambiantes, necesitamos hacer nuevas estrategias que  eliminen la adicción a soluciones rápidas con resultados pobres y desgaste de energía. Nuestro mensaje hacia el cliente necesita ser lleno de pasión, libre de frustración y enfocando tu marketing a un atributo.

¿Qué significa esto?

Primero  es saber qué te mueve a tener un negocio, para qué te levantes cada mañana a trabajar, cuál es tu pasión. Es importante encontrarla pues de ahí saldrá tu dinamismo y tenacidad para pasar los momentos difíciles, sabiendo que cada día construyes valor a la humanidad.

Por ejemplo Ford se esforzó en un modelo sistemático, el más barato, lo escaló y creo la línea de ensamble. Se tardó una década desde la letra A fracasando hasta la T y cuando lo tuvo lo explotó hasta el límite.

Su sueño era cambiar la forma de moverse de un lugar a otro y está pasión se convirtió en un coche; al menor costo para transitar por malos caminos.

Segundo, es que el usuario final hoy tiene poco tiempo para perderlo en procesos lentos de venta. Todo la energía que gasta en adquirir tu producto o servicio, es un flujo que inconscientemente genera frustración en él.

Tu tarea será que el ciclo de compra sea tan sencillo que cualquiera pueda hacerlo, eliminando todo lo que genere lentitud, duda y pérdida de tiempo.

Por ejemplo en Starbucks, está muy claro la forma de ordenar, cómo tomar de la barra algún producto y dónde recoges lo que pediste. En cambio puedes llegar a otro café y no está claro dónde ordenas, el bote de basura esta junto a la caja, andas persiguiendo a la cajera para que te de tu bebida, etc. Las frustraciones son esas cosas que el cliente se queja de tu producto, así que haz que desaparezcan.

Hoy el usuario sabe lo que le da valor y lo que no sirve lo desecha sin darle importancia. Investiga cuáles son esas frustraciones y de ahí haz los cambios necesarios para que su experiencia sea inolvidable, sencilla y fácil.

Para pasar al tercer punto que es enfocar tu marketing en un sólo atributo, que resuelva la mayor de las frustraciones y eso gritarlo a todo pulmón. En estos tiempos el ruido que recibimos es mucho y tenemos que diferenciarnos. Trabajando para que sea un esfuerzo sostenido, maximizado, atemporal y clásico, resolviendo una necesidad que agregue valor, tiempo y facilidad al usuario. Por ejemplo marcas como Volvo, Mercedes Benz, Uber, entre otras, están hoy en la mente del consumidor con un atributo claro y definido. Así la gente sabe con facilidad que tu cumples la promesa que les hiciste y lo quiere.

Hoy el tiempo y el fracaso no deberían importar, si no dedicarlos al aprendizaje para crear opciones que generan valor y rodearte de gente que te pueda ayudar a resolver ese atributo único, desde tu pasión, sin rendirte y sabiendo que en el ayudar a otros está el trascender y tu empresa sea un éxito.

 

 




NOTAS RELACIONADAS