probusiness

POR Silvia Vega

Hoy en día es un deleite observar la variedad de estilos de centros comerciales o plazas en cualquier ciudad del mundo.

Las típicas enfocadas a bancos, las muy sociales enfocadas a restaurantes y bares, las más tradicionales enfocadas a cafeterías, tiendas de ropa y algunos suvenires y están las “millennials” donde la experiencia ya es otro boleto. A estas últimas dedicaré el artículo.

Primero que nada, me encanta que podamos hablar de un tema que no satanice a los millennials. Como lo he comentado en otros artículos son como cualquier otra generación que haya existido, solo que ahora es la de “moda” y estamos todos envueltos en un circulo vicioso de que casi todo lo malo es culpa de “ellos”, pero no vemos las grandiosas cosas que también han provocado en los últimos años (sin mencionar en el último mes donde nos dieron una lección de vida al entregarse por completo en los recientes acontecimientos en México); por lo anterior y por muchas cosas más este artículo hace honor a esta generación agradeciendo su versatilidad, su locura y su compasión, dando vida a una de las más grandes tendencias, no solo arquitectónicas, sino sociales, comerciales y culturales que México (por lo menos) está disfrutando actualmente.

Pero entonces, ¿qué diferencias tienen estos lugares “millennials”? Bueno para empezar podemos distinguir a los centros comerciales “pet friendly”, estos lugares donde podemos ir acompañados de nuestras mascotas son espectaculares. No solo porque es súper divertido ver a la gente paseando y jugando con ellos, sino porque de verdad el lugar se preocupa por dar el servicio completo, se pueden encontrar bolsas para la higiene de las mascotas, agua en cada esquina e inclusive en algunos lugares hasta guarderías. Mensaje: entender que nuestras mascotas son parte de nuestra vida nunca había sido tan evidente.

Otro ejemplo padrísimo son los usos mixtos; estos lugares que forman parte de una comunidad ya sea de departamentos o casas. Lo interesante es que son “privados” o “exclusivos” y tienen la consigna de facilitar el día a día de las personas que forman parte de la comunidad. Uno de los principales beneficios de estos centros de usos mixtos es la cercanía y la practicidad que imprimen a sus usuarios, por lo que familias con niños pequeños o parejas de adultos mayores son felices. Más allá de pasar el día en el tráfico estas opciones ofrecen ratos espontáneos, fáciles y cómodos que no solamente imprimen una calidad de vida superior, sino que también incrementan la plusvalía de los proyectos inmobiliarios a los que pertenecen. Mensaje: La comodidad ya no es un lujo es una necesidad.

Por último una alternativa muy popular: los centros comerciales abiertos. Estos lugares sin “techo”, donde no todo el lugar está destapado pero sí la mayor parte dando un sentido de apertura, naturaleza y libertad. Algo muy particular en este estilo es la vegetación y la variedad de estímulos “naturales” que se pueden encontrar. Es muy común ver grandes estanques con peces y tortugas, zonas de flores y grandes plantas de decoración, obviamente no artificiales, además de los hermosos roof gardens. Mensaje: la naturaleza debe disfrutarse más, sin ella no somos nada.

Bueno, pues sobra decir que todo lo mencionado es parte de una nueva cultura, parte de una nueva generación y por supuesto parte de una nueva forma de hacer marketing. Qué orgullo ser parte de esta época donde esta fusión de estilos, gustos y formas de convivir hacen más interesante la vida. Hoy digo “Gracias millennials” por ser parte de este movimiento, de esta revolución y de este nuevo despertar ante cosas innovadoras, reales y muy disfrutables. 




NOTAS RELACIONADAS