probusiness

POR Churro Navarro

El ex boxeador Cassius Marcellus Clay quien posteriormente cambiaría su nombre a Mohamed Ali, en días pasados falleció a los 74 años de edad debido a problemas respiratorios.

Fue considerado el mejor de todos los tiempos, o uno de los más destacados, además de ser una figura social de enorme influencia en su generación.

En su etapa amateur, ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960 y ya como profesional logró el título de campeón en la categoría de pesos pesados a la edad de 22 años en 1964, mismo que ganaría en 1974 y 1978, convirtiéndolo en el primer boxeador en ostentar en tres ocasiones este título mundial.

Sin importar la edad que tengas, seguro has escuchado hablar de él, de aquel que no sólo era bueno con los puños sino también con las palabras.

Cito este acontecimiento y la trayectoria de este grande, con el objetivo de hacer una analogía de su trayectoria, con el camino que debe recorrer un emprendedor actualmente; crear y desarrollar una empresa no es tan fácil como parece, más que un tema de habilidades y capitales, es un tema de enormes voluntades, y una de  grandes frases que nos dejó Mohamed Ali acerca de esto, es la siguiente:

"Imposible es sólo una palabra que usan los hombres débiles para vivir fácilmente en el mundo que se les dio, sin atreverse a explorar el poder que tienen para cambiarlo. Imposible no es un hecho, es una opinión. Imposible no es una declaración, es un reto. Imposible es potencial. Imposible es tempora. Imposible no es nada".

¿Estás emprendiendo? o ¿estás planeando llevar a cabo una idea? Te recomiendo llevar siempre contigo la frase anterior; emprender te llevará por caminos que no esperabas y en algunas ocasiones aprenderás de maneras no muy suaves; en las universidades deberían haber materias de resistencia y resiliencia, ya que serán necesarias para este camino; lo digo no para que desistas, sino para tengas en cuenta que la mayoría de las empresas que arrancan están cerrando sus puertas durante los primeros 5 años, y esto puede ser debido a los obstáculos mismos del mercado, engorrosos trámites administrativos, corrupción , inseguridad, entre otros. Si fuera sencillo cualquiera lo haría, pero los obstáculos están puestos para todos, y es tu decisión tirar la toalla o seguir en pie hasta el último round.

Mohamed Ali luchó hasta el último momento, hizo posible lo imposible, y eso dejo huella en este mundo.

Tú, ¿tienes un sueño?

Hazlo posible.

¡Sigue a Churro en Facebook y Twitter!




NOTAS RELACIONADAS