proconnect

POR Salvador Tobías

José Luis Oliveros estudió la licenciatura en Derecho y durante varios años se desarrolló en la política, donde nació su interés por apoyar en el tratamiento del cáncer de seno, enfermedad que causa...

José Luis Oliveros estudió la licenciatura en Derecho y durante varios años se desarrolló en la política, donde nació su interés por apoyar en el tratamiento del cáncer de seno, enfermedad que causa la muerte a miles de mexicanas, siendo la primer causa de muerte de mujeres en México.

Al investigar más sobre esta enfermedad descubrió que un 25% de quienes sobrevivían tenían ideas suicidas, encontró también que un 75% de los casos, declaraban que su intimidad había empeorado, todo por no haber tenido la posibilidad de someterse a la cirugía de reconstrucción de senos.

Fue así como junto a un amigo cirujano plástico nació la idea de crear una asociación en donde profesionales del campo donaran sus servicios para cambiarle la vida a miles de mujeres en Guanajuato, llamándola Rebicam.

Hola José Luis, ¿cuál es el objetivo de Rebicam?

Su objetivo es reconstruir la vida de las mujeres que han sobrevivido al cáncer de mama y como dice nuestro lema “reconstruyendo senos-reconstruyendo sueños”

¿Cuáles son tus actividades al frente del organismo?

Representarlo legalmente, difundir sus actividades, sus logros, celebrar convenios con organismos públicos, conseguir donaciones, declarar sus estados y organizar cuanto evento nos genere recursos, como fue la primer carrera que realizamos en octubre del año pasado en el Parque Metropolitano.

¿Cuántas mujeres han sido beneficiadas?

Actualmente hemos reconstruido los senos de 50 mujeres. Para que sean atendidas es necesario mucho trabajo; lo más importante que hayan sobrevivido al cáncer y cuenten con un año de diagnostico, además de control de peso, dieta, trabajo psicológico y mucha observación.

¿Cuál es el cambio para una mujer después de realizarle la cirugía de reconstrucción de senos?

Hay muchos testimonios ya de mujeres que están reconstruidas, el ultimo que recuerdo es de una muy querida amiga que recuperó su intimidad y su seguridad ante la sociedad.  En palabras simples fue haber recuperado una vida digna.

¿Cuál consideras que es el principal reto al que te has enfrentado al frente de esta causa?

Los recursos son vitales para cualquier organización, pero de alguna manera siempre salen. El gran reto es el cambiar de ser un tema tabú del que quien lo padece no dice y no se revisa a un enfermedad atendida y superada. Las mujeres no se quieren checar o dejar revisar, porque piensan que si las toca otra persona es pecaminoso, o lo más absurdo que engañan a sus parejas. 

He conocido testimonios de mujeres que han vencido la muerte, que se han reconstruido los senos y que les da pena platicar del caso. Mientras no se hablen las cosas por su nombre no podremos enfrentar la enfermedad.

¿Cuáles son tus planes para Rebicam?

Difundir que en esta organización se puede recuperar cualquier mujer, es decir, sin importar su ingreso económico, mucho o poco, no importa. Ya que igual que el cáncer la ayuda no reconoce situación económica. Este año estoy en búsqueda de alianzas con municipios para recaudar fondos con carreras regionales y en octubre romper nuestra meta del año pasado.

Para quien está interesado en apoyar, ¿de qué manera puede hacerlo?

Puede hacerlo en especie en nuestros distintos eventos o en efectivo directamente con Olimpia Zapata Padilla, socia tesorera y gran coinspiradora de esta fundación.

“La disciplina tarde o temprano vencerá al talento y la inteligencia”.

 

 

 

 

 




NOTAS RELACIONADAS