proconnect

POR Brenda Velázquez

Busca dejar huella como ser humano y empresario a través de proyectos que beneficien a la sociedad; el éxito personal no es su prioridad, pues sabe que generando oportunidades para otros, éste vendrá por añadidura.

Juan Carlos Zamora Soriano, ingeniero en Procesos de Producción por la Universidad Tecnológica de León, se define a sí mismo como una persona feliz insatisfecha; feliz porque ha tenido las oportunidades correctas en el momento correcto, e insatisfecho porque tiene la certeza de que cada día se puede ser mejor, pues la vida como los negocios es de preparación continua. Busca dejar huella como ser humano y empresario a través de proyectos que beneficien a la sociedad; el éxito personal no es su prioridad, pues sabe que generando oportunidades para otros, éste vendrá por añadidura.

En entrevista, comparte sus sueños y cómo comenzó en el negocio de los bienes raíces para actualmente, con 30 años, tener presencia en 16 ciudades de la República Mexicana y en otros países como Colombia, Guatemala y en pruebas para entrar al mercado de Estados Unidos. Además es autor de los libros Invierte sin o poco dinero en bienes raíces y Mentalidad de empresario.

Platícanos Juan Carlos, ¿cuándo comienzas a proyectarte como un empresario exitoso?

Desde el momento en que supe que en los negocios la mayor satisfacción del empresario es ser un vehículo de impacto social, creando empleos, ayudando a sociedades civiles, generando productos o servicios que influyan de manera positiva en otras personas y lo haces bien, económicamente vivirás tranquilo desde ese momento.

¿Cómo identificaste las oportunidades que llevan consigo los bienes raíces?

Mientras estemos vivos necesitaremos un lugar para vivir, divertirnos, ir a comer, tomar vacaciones y espacios donde trabajar, siempre necesitaremos un bien raiz para satisfacer nuestras necesidades, por lo que las oportunidades están presentes todos los días. A cada minuto alguien toma la decisión de comprar, vender, construir, rematar entre otras muchas otras cosas que se pueden hacer en este negocio. Estoy en los bienes raíces desde mis 19 años y todos los días salgo a buscar e identificar todas las oportunidades que surgen, porque nunca llegan solas.

Cuéntanos un poco sobre cada una de las empresas que has fundado.

Mi primer negocio formal en bienes raíces fue con un socio y aperturamosCasas Davitta, donde nos dedicamos a construir vivienda en el bajío; soy fundador de la Universidad de Bienes Raíces, donde formamos empresarios e inversionistas en esta industria en México, Colombia, Guatemala y recién estamos abriendo mercado en Estados Unidos; fundé también una franquicia inmobiliaria llamada Zamora Bienes Raíces, donde desarrollamos proyectos de inversión inmobiliaria junto con nuestros socios que tenemos en cada ciudad, actualmente estamos en 16 ciudades del país y en la capital de Colombia , Bogotá.

¿Cuáles fueron los principales retos que tuviste que vencer para lograr tus metas?

Desde los 12 años sé lo que se siente trabajar y ganarte las cosas; trabajé como cerillo en centros comerciales, cajero, mesero, pegando publicidad en los postes de las avenidas, repartiendo volantes, haciendo encuestas, hice muchas cosas que me han enseñado a valorar cada escalón que avanzo. No provengo de familia de empresarios, pero pienso en grande, así que comencé a trabajar en hábitos y acciones para llegar al lugar donde me encuentro; una de ellas fue acercarme a cámaras de comercio y empresarios para relacionarme con personas que pensaban como yo. Hoy sigo enfrentando nuevos retos y cada vez más grandes porque para alcanzar metas extraordinarias tenemos que enfrentar retos extraordinarios.

¿Contaste con algún tipo de apoyo para poder llevar a cabo tus ideas de negocio?, ¿cuáles fueron?

Sin duda de mis padres, ellos desde su contexto y sus posibilidades me apoyaron con mis estudios; otro gran apoyo fueron y siguen siendo los libros, cursos y entrenamientos a los que he asistido. Sigo una filosofía que dice que si todos los días aprendes algo nuevo, en un año serás 365 veces mejor.

Además de empresario, eres coach especializado en bienes raíces, ¿cuál es tu objetivo?, ¿qué es lo que quieres transmitir?

A través de la Universidad de Bienes Raíces, nuestro objetivo es capacitar a empresarios e inversionistas para que puedan desarrollar proyectos de inversión inmobiliaria, mediante más de 12 técnicas de negocio, préstamos con garantía hipotecaria, desarrollo de fraccionamientos, remates hipotecarios, remodelación y venta de propiedades, entre muchas otras cosas.

Con un reconocimiento en tu haber como el Mejor Emprendedor del Año por parte de la Cámara Nacional del Comercio (CANACO), ¿cuál es tu compromiso personal y con la sociedad?

Mi compromiso con la sociedad es claro, todo proyecto que empiezo lo hago con el objetivo de ayudar creando fuentes de empleo; es un orgullo y gran compromiso saber que tu negocio representa el sustento de muchas familias directa e indirectamente, lo cual hace que todos los grandes retos valgan la pena, un gran empresario hace las cosas por ayudar y no solo por dinero.

¿Qué aconsejarías a quienes se encuentran por emprender un negocio?

No busques la meta, porque no existe tal. La vida y los negocios son de mejora continua y siempre se puede ser mejor cada día por lo cual nunca se llega a una meta.

Prepárate física, mental y espiritualmente todos los días con una gran disciplina, perseverancia, pasión, sé una persona extraordinaria.

Pregúntate en qué eres bueno y qué negocio puedes abrir según tus talentos y que tu objetivo sea impactar en la vida de las personas; para ganar millones ayuda a millones.




NOTAS RELACIONADAS