proconnect

POR Salvador Tobías

Uno de los medios de transporte más utilizados actualmente en la mayor parte del país es el automóvil, el cual se enfrenta a la problemática del tráfico en las grandes ciudades, además de contribuir...

Uno de los medios de transporte más utilizados actualmente en la mayor parte del país es el automóvil, el cual se enfrenta a la problemática del tráfico en las grandes ciudades, además de contribuir con la contaminación que ocasiona graves daños en la salud, pero si no hacemos uso de este, ¿cómo nos transportaríamos?

Es importante conocer qué otras opciones tenemos para movernos además del transporte público. Fue de esta manera como descubrimos una de las empresas jóvenes más interesantes de los últimos tiempo, la cual es dirigida por dos visionarios que han alcanzado el éxito con un proyecto que empezó solamente como una idea.

Juan Pablo García Aguilar nació en Dolores Hidalgo, mientras que Emilio Sosa Solís es originario del Distrito Federal, ambos son egresados de la carrera en Ingeniería Mecatrónica de la Universidad Iberoamericana Campus León, donde se conocieron. Fue en el quinto semestre que comenzaron a desarrollar su primer proyecto universitario el cual consistía en dos autos eléctricos, con los que estuvieron trabajando alrededor de dos años adquiriendo las bases necesarias para comenzar un modelo de negocio que pudiera salir al mercado.

Fue al estar recién egresados que decidieron fabricar un vehículo eléctrico el cual fuera el más simple, después de revisar estudios de movilidad y encontrar que en nuestro país el medio transporte más eficiente es la bicicleta y en segundo lugar la moto. De esta manera comenzó la aventura de crear una marca de bicicletas eléctricas que combinará a los dos y que actualmente conocemos con el nombre de Vetelia.

¿Cómo fue el proceso de crear la primera bicicleta?

Juan Pablo: Lo primero que hicimos fue ir con el prototipo a la incubadora de negocios de la Universidad Iberoamericana, donde nos apoyaron y enseñaron varias técnicas, acercándonos con mentores para que nos guiaran en el proceso. Al mismo tiempo investigamos la mecánica de cómo se hace una bicicleta eléctrica, cómo se construye, cuáles son las medidas que se tienen que tomar en
cuenta, hasta llegar al punto de buscar cuál era la imagen que queríamos dar y con quienes nos podíamos aliar para su fabricación. Fue así como dimos con un taller en el Barrio de San Miguel con quienes construimos después de dos semanas de estar el día completo el primer modelo, enfrentándonos al reto que la suspensión que habíamos diseñado no servía, por lo que nuevamente tuvimos que volver a empezar todo.

Emilio Sosa: Decir que la bicicleta eléctrica es uno de los medios de transportes más simples no quiere decir que sea el más fácil de construir, con la suspensión estuvimos mucho tiempo perfeccionándola para que quedara bien, gracias a la perseverancia fue que logramos hacerlo sin tener que requerir a que alguien más la fabricara. Hoy el sueño de incursionar en algo que para muchos era un sueño inalcanzable es una realidad.

¿Cuándo presentaron al mercado el prototipo comercial?

ES: Fue hace dos años después de haber hecho muchas modificaciones en varios prototipos que decidimos presentar nuestro primer modelo disponible a la venta gracias al apoyo de la incubadora de la IBERO.

¿Por qué decidieron ponerle Vetelia?

JP: Al reunirnos con el equipo de mercadotecnia decidimos que queríamos un nombre que re?ejara nuestras raíces como mexicanos, poniéndole Armadillo Motors en un principio al ser un animal característico de la región, sin embargo a la hora de querer registrarlo ante el IMPI nos dijeron que no se podía. Nuevamente después de una reunión descubrimos que Vetelia es en latín el nombre para una especie de este animal y fue así como lo registramos.

¿Cuál consideran que es el principal reto al que se han enfrentado?

ES: Han sido varios pero yo creo que el más importante como emprendedores es que muchas veces tus ideas no son escuchadas ya que piensan que no lo vas a lograr, además de que tienes que competir con un mercado con grandes marcas ya consolidadas.

JP: Encontrar calidad en los materiales que utilizamos también fue un gran reto, al principio no sabíamos mucho y nos encontramos con proveedores que no cumplían con los estándares que requeríamos, fue gracias a nuestros primeros clientes que pudimos mejorar detalles hasta llegar al punto en el que ahora cada una de nuestras bicicletas son revisadas con la misma precisión con la cual se revisa la suspensión de un auto.

¿En qué es en lo que han logrado innovar con Vetelia?

ES: En realidad nuestro producto es un híbrido que combina las mejores funciones de la bicicleta y la motocicleta, alcanzando una velocidad de 55 kilómetros por hora, somos la única empresa en México que fabricamos este tipo de transporte con un precio accesible para el mercado latinoamericano. La gran ventaja es que todas son inteligentes contando un sistema de monitoreo satelital que todo el tiempo va conectado a internet, por lo que cuando se necesita un cambio de llantas o algún otro servicio envía un reporte vía correo electrónico y agenda su cita en el taller, además si el usuario sufre una caída se genera una alarma que llega a la planta y soporte técnico se comunica inmediatamente con el cliente.

¿Cuál es la mayor satisfacción que han obtenido?

JP: Yo creo que ver la reacción de cualquier cliente cuando prueba el producto, ya que muchas veces escuchan bicicleta eléctrica y se imaginan que es un medio de transporte muy lento, sin embargo cuando prueban su aceleración cambia la perspectiva y es donde nos damos cuenta que ha valido la pena todo el esfuerzo y la dedicación que hemos invertido en el proyecto.

¿Por qué recomendarían invertir en una bicicleta eléctrica?

JP: Simplemente por la economía; te vas a ahorrar lo que invertías anteriormente en gasolina y perfectamente puedes ir en un carril de cualquier bulevar, la batería te da alrededor de 80 kilómetros y tarda en cargarse por completo dos horas y media, consumiendo una carga de 90 centavos de peso del costo de la energía eléctrica, recuperando tu inversión en alrededor de un año y medio.

ES: Es importante mencionar también que no hace ningún tipo de ruido y es amigable con el medio ambiente.

¿Cuál es su opinión acerca de la infraestructura de nuestra ciudad para usar medios de transporte alternos al automóvil?

ES: En México tenemos una gran problemática en nuestras calles ya que actualmente hay un automóvil por cada diez personas y se invierte únicamente en estructura vial para estos, cuando muchas veces van ocupados solamente por una persona, sin darse cuenta que casi el 90 por ciento de la población se mueve en transporte público. Es importante invertir en vías alternas para que los ciudadanos puedan trasladarse fácilmente.

JP: En el Distrito Federal hicimos una prueba desde Ciudad Satélite hasta Polanco comparando el tiempo de llegada entre una camioneta con una de nuestras bicicletas, resultando que la última tuvo una diferencia de alrededor de 25 minutos de ventaja.

¿Cuáles son los planes para los próximos años?

JP: Vetelia nació con la idea de ser la primera empresa automotriz mexicana totalmente eléctrica, por lo que tenemos varios desarrollos muy interesantes para expandir la oferta con la que contamos actualmente.

ES: Vamos a continuar innovando y trabajando con pasos firmes día a día, dejamos de ser sólo un par de emprendedores con una idea y somos una empresa consolidada con una producción de 12 bicicletas diarias, así como considerados entre las 21 mejores empresas de alto impacto por un instituto de emprendimiento en Estados Unidos. Estamos también a punto de cambiarnos a una planta más grande la cual seguirá estando en el Barrio de San Miguel ya que queremos generar fuentes de trabajo en esta área de la ciudad.

¿Gracias a qué han logrado obtener el éxito con el que cuentan actualmente?

JP: Podríamos decir que gracias a las personas de las que nos hemos rodeado ya que no sabemos todo y contamos con un equipo de expertos en cada área que han hecho funcionar a la empresa correctamente.




NOTAS RELACIONADAS