prolife

POR Denisse Cupa

La salud física y mental son indispensables para todo emprendedor, pues son dos de sus activos más importantes.

La actividad física ayuda a incrementar tu nivel de autoconfianza, motivación y creatividad, aspectos necesarios para emprender. El ejercicio físico, lejos de ser una pérdida de tiempo, puede ser un generador de éxito para tu negocio.

Te comparto cuatro formas en las que la actividad física puede mejorar tu negocio:

Fortalece tu red de contactos: cuando haces ejercicio quitas muchas barreras que en otras situaciones habría sido complicado romper y te permite mantener una comunicación diferente. Un ambiente deportivo puede ayudarte a encontrar clientes potenciales.

Te enseña a priorizar: el ejercicio físico es dejado en segundo plano debido a la “falta de tiempo” y olvidamos que la actividad física te ayuda a desarrollar nuevas ideas y tener pensamientos más claros. Si no tienes salud, ¿entonces quién se encargará de tu empresa? La prioridad eres tú.

Reduce el estrés: la actividad física incrementa la producción de endorfinas que te dan energía. La vida del emprendedor está en constante movimiento por lo cual deberá ser capaz de canalizar las presiones, si estás muy estresado será difícil tomar buenas decisiones.

Incrementa tu autoconfianza: Poner en marcha tu propio negocio es todo un reto. Establecer y alcanzar metas mientras haces ejercicio es una excelente alternativa para mejorar tu autoconfianza y sentirte capaz de trabajar hacia un objetivo personal y empresarial.

Si no hacemos ejercicio, nuestra productividad puede disminuir y con ello la productividad de nuestro negocio. Organizar todas esas horas de trabajo y destinar un tiempo al ejercicio, hará nuestra vida más equilibrada y tendremos mayores resultados en lo empresarial. En resumen, la actividad física es una inversión que todo emprendedor debe, o más bien, debería hacer.

¡Sigue a Denisse en Facebook!




NOTAS RELACIONADAS