proconnect

POR Daniela López

Lo que motiva a Lydia a seguir año con año con "Mujercitas" ,es ver a las niñas felices y ver sus caras de sorpresa, cuando transforman con sus manos los materiales, algo que creían imposible o muy difícil de hacer.

Desde tu perspectiva, ¿Quién es Lydia García?

Soy una mujer inquieta, siempre pensando en nuevos proyectos.  Y cuando los realizo, me llena de satisfacción lograr lo que me propongo, pero, sobre todo, saber que alguien disfrute lo que hago.

¿Qué fue lo que te hizo crear ‘Mujercitas’?

Me di cuenta de que había un hueco en la formación de las niñas. Lo que antes nos enseñaban en la escuela o en casa, se estaba perdiendo, por la vida tan acelerada que llevamos, pero sobre todo por la incursión de nosotras las mujeres, dentro de la vida laboral y profesional. Pero, sobre todo, por la influencia de mi mamá.

¿Qué es lo que más disfrutas de realizar este trabajo?

El beneficio de valor para las niñas, porque más que aprender a hornear unas ricas galletas o coser un botón, es el significado que esto tiene. 

¿Qué te motiva a seguir haciendo este curso año con año?

Ver a las niñas felices. Ver sus caras de sorpresa, cuando transforman con sus manos los materiales, algo que creían imposible o muy difícil de hacer.

Debido a las nuevas tendencias e ideas, ¿Cómo se ha adaptado el curso a las nuevas generaciones?

No lo había pensado, pero no ha habido adaptaciones. La costura, la cocina, las manualidades y las pláticas de buenos modales (tan importante en estos tiempos), siempre lo hacemos en un ambiente divertido: platicando, oyendo música y hasta bailando.Lo que si adoptamos es lo que está de moda para nuestras actividades.

¿Cuál es el objetivo que tienes al impartir este curso?

Crear un mejor tiempo, para las nuevas generaciones.

¿Cuál ha sido tu mayor logro, profesionalmente?

Definitivamente el logro se da cuando sabes que Mujercitas dejó huella y nunca olvidan lo que ahí aprendieron.

¿Por qué es importante impartir este tipo de cursos a las mujeres?

Porque lo más probable, es que sean formadoras de un hogar. Desde el comienzo de mujercitas adopté una frase de Carlos Cuauhtémoc, que se resume a esta pregunta: ‘Al educar a una hija, estamos formando una futura familia.

¿Qué situación ha sido la más difícil a la que te has enfrentado?

Afortunadamente, creo que nada ha sido difícil. Pero si me he encontrado en situaciones incómodas o tristes, cuando me entero de comentarios mal infundados de mujeres e incluso de hombres también, que piensan que el curso es del siglo pasado, o que formamos niñas para servir. Esto lo dicen por falta de información. El enfoque nunca ha sido ese.

¿Qué aprendizaje te ha dejado dar este curso a lo largo de tantas generaciones?

Paciencia, orden y entrega.

¿Cómo te gustaría ser recordada como maestra?

Como alguien que influyó para dar a sus vidas más calidez.




NOTAS RELACIONADAS