prolife

POR PRO Magazine

Muchas mujeres creen que porque están embarazadas no pueden hacer ejercicio, otras por miedo a subir de peso, en el momento que se enteran de la noticia, deciden entrenar a ritmo de atleta. Estar embarazad...

Por Gloria Ortiz Vivó

Muchas mujeres creen que porque están embarazadas no pueden hacer ejercicio, otras por miedo a subir de peso, en el momento que se enteran de la noticia, deciden entrenar a ritmo de atleta.

Estar embarazada no significa que estés enferma, al contrario, el embarazo es vida y es una etapa en la que tienes que mantenerte lo más saludable posible para tu bebe y para ti.

Pero tampoco significa que llegues al extremo en la actividad física. Es normal subir de peso durante el embarazo. Recuerda que el ejercicio no sirve para contrarrestar en tu cuerpo el efecto de lo que ingieres, pero sí es un factor importante para llevar una vida en equilibrio y así, mantenernos en forma.

De hecho, si durante los primeros meses de embarazo has experimentado los famosos 'achaques', aunque el ejercicio sea lo último que te pase por la cabeza, puede ser un buen método para disminuirlos, ya que liberas endorfinas (hormonas que producen sentimiento de placer y hasta de euforia) las cuales te ayudarán a sentirte más activa y fuerte, incluso en los días más difíciles.

Nadie conoce sus límites mejor que uno mismo. Si nunca has hecho ejercicio y decides comenzar estando embarazada, es recomendable empezar poco a poco con rutinas sencillas o actividades que no requieran mucho esfuerzo, por ejemplo, caminatas, yoga o pilates prenatal son una buena opción, ya que instructores certificados te guiarán correctamente en este proceso.

Por otro lado, si siempre has llevado una vida activa, tu embarazo no corre ningún riesgo y tu doctor te lo permite, puedes seguir con tu rutina normal, teniendo en cuenta que dependiendo del trimestre en el que estés, habrá ciertas posturas que es mejor evitar ya que el esfuerzo y la fatiga van a ir aumentando en relación al crecimiento de tu bebé.

Beneficios

  1. Te sentirás más enérgica y fuerte.
  2. El cuerpo tiene memoria, por lo que volver a tu figura, va a ser mucho más fácil después del parto.
  3. Reduces la posibilidad de complicaciones durante el parto.
  4. Reduces los dolores musculares y de articulaciones por el peso del bebé.
  5. Dormirás mejor.
  6. Ayuda a prevenir el sobrepeso.

Evita

  1. Mantener las piernas arriba mucho tiempo porque cortas la circulación.
  2. Brincar y aplicar presión al abdomen (abdominales).
  3. Levantar cosas pesadas.
  4. Subir mucho tu ritmo cardiaco.
  5. Inversiones sin supervisión.

Tips

  1. Bienvenidos los ejercicios de piernas y brazos que se realicen con el peso de tu propio cuerpo, como sentadillas, desplantes, fondos, lagartijas en rodillas.
  2. Cuidado con los antojos.
  3. Caminata, baile y estiramiento: adelante.
  4. Disfruta mucho esta etapa.
  5. Consulta a tu doctor antes que a tu instructor.



NOTAS RELACIONADAS