proconnect

POR Salvador Tobías

Manuel Sánchez es egresado de ingeniería Mecánica y Eléctrica por la Universidad Iberoamericana León y cuenta con un máster en Ecoeficiencia y Mercados Energéticos por la Universidad de Zaragoza. Trab...

Manuel Sánchez es egresado de ingeniería Mecánica y Eléctrica por la Universidad Iberoamericana León y cuenta con un máster en Ecoeficiencia y Mercados Energéticos por la Universidad de Zaragoza. Trabajó varios años en el Departamento de Ingeniería de su alma mater y en 2014 fue invitado a asumir el cargo como Director del Parque Científico y Tecnológico donde tiene como responsabilidades la gestión general de proyectos de innovación, la relación entre industria y academia, seguimiento a la incubadora de empresas y vinculación con las empresas hospedadas, además de organización de eventos que fomenten la innovación y el emprendimiento entre la comunidad universitaria.

Manuel, sabemos que muchas empresas comienzan a operar sin ninguna asesoría. ¿Cuál es la importancia de acercarse a un parque?

Es frecuente que quien se acerca con una idea novedosa sea experto en su área de conocimiento (ingeniería, diseño, gastronomía, arquitectura, etc.), más no cuente con las herramientas necesarias para emprender un negocio, por lo que de iniciar actividades sin la estructura adecuada y la incorporación de la visión de actores clave en su cadena de valor, tiene muchas posibilidades de fracasar o bien no alcanzar el impacto potencial.

La labor de una incubadora es construir los cimientos para que el talento de los emprendedores sea explotado al máximo, genere las alianzas adecuadas, y como consecuencia pueda también acceder a apoyos de gobierno o bien a inversión privada que le permita crecer de forma más rápida y consolidada.

Y para poder entrar, ¿cuentan con algún proceso de selección?

Sí, los criterios de selección incluyen: evaluación del perfil del emprendedor de acuerdo a la metodología de Adizes y Lego Serious Play, que el emprendedor no acuda a la incubadora con el único objetivo de obtener un recurso de gobierno, que se comprometa a seguir el proceso de incubación en tiempo y forma, tenga experiencia y conocimiento en el área de su proyecto y pasión por lo que va a emprender.

Ya que están dentro, ¿cuáles son los apoyos que se les brindan a los emprendedores para alcanzar el éxito?

Hay tres elementos fundamentales:

1. Asesoría y supervisión en la generación del modelo de negocio. La aplicación de la metodología Lego Serious Play (LSP) por facilitadoras certificadas y el acompañamiento personalizado de un tutor han probado aumentar las posibilidades de éxito de las empresas incubadas.

2. Asesoría personalizada de especialistas. La asesoría de especialistas en distintas áreas de conocimiento (finanzas, imagen y marco legal), brinda al emprendedor los elementos necesarios para el arranque de su negocio.

3. Red de Contactos. A través de la sesión de Lego Serious Play con públicos de interés se generan alianzas estratégicas claves para el éxito del negocio incubado.

Cada parque tiene preferencia por cierto tipo de proyectos, ¿en cuáles están más interesados en involucrarse ustedes?

Proyectos que contengan en su propuesta de valor un elemento innovador que lo haga diferenciarse de los demás y tenga las condiciones para tener un alto impacto nacional e internacional.

¿Cuántos forman actualmente parte del parque?

Actualmente tenemos 11 proyectos en proceso de incubación. El año pasado se incubaron 20 proyectos.

El cuidado del medio ambiente es un tema que actualmente nos importa a todos, ¿de qué manera se involucra la sustentabilidad en los proyectos del parque?

En el armado del modelo de negocio, el tutor ayuda al emprendedor a tener una visión de 360° de su proyecto, donde el tema de la sustentabilidad va incluido, y en caso de ser necesario, se incorpora como asesor a un experto en el tema.

Dentro del parque debe haber varios casos de éxito, nos gustaría que nos contaran acerca de alguno de ellos.

Tenemos, entre muchos otros, el caso de la empresa PROTOMAK. Se trata de un grupo de jóvenes que se acercaron al parque a principios de 2015 con la idea de comercializar las impresoras 3D que estaban diseñando y fabricando. Se les propuso realizar el proceso de incubación y se les ofreció también hospedarse en el Parque Tecnológico (esto último lo hicieron con el apoyo de NOVAERA desde el “Programa Estatal de Desarrollo de Empresas de Base Tecnológica”).

A raíz del proceso fueron modificando su propuesta de valor y ahora no sólo venden las impresoras y centros de maquinado CNC de escritorio, sino que incorporaron a su oferta un modelo didáctico que promueve la creatividad por medio del prototipado rápido utilizando la manufactura aditiva (impresión 3D) y el maquinado de piezas. Este cambio les ha permitido incursionar en otros mercados y tener una proyección mayor con un alto crecimiento en pocos meses.

“El que no arriesga no gana”.

 




NOTAS RELACIONADAS