proconnect

POR Brenda Velázquez

María tiene 9 años y actualmente estudia en el Colegio Cumbres del Bosque, además toma clases de gimnasia en Mykonos, donde comenzó desde muy pequeña, pues siempre ha sido una niña muy activa y entusiasta.

Lo que más disfruta de la gimnasia son los nuevos retos que cada día se le presentan y aunque lo toma con gran compromiso, aprovecha para aprender con sus compañeras al tiempo que se divierten juntas. El apoyo de sus papás y entrenadores ha sido crucial para que María vaya evolucionando en esta disciplina que requiere de gran esfuerzo físico y mental; gracias a ellos es que ha logrado pasar de nivel con excelente puntaje en las diversas competencias en las que ha participado.

Nos compartió que a veces le cuesta un poco asistir todos los días, porque está cansada con las tres horas que regularmente hace diario, pero lograr sus metas es más fuerte que el cansancio y se le olvida al llegar al gimnasio.

Lo que ha aprendido de la gimnasia también lo ha puesto en práctica en su vida cotidiana, forjando su carácter, llevándola a vencer miedos que antes creía imposibles de superar.

Uno de sus ejemplos a seguir es la ex gimnasta rumana Nadia Comaneci, pues luchó por ir logrando más y más hasta lograr el 10 perfecto; es su ejemplo de lucha, esfuerzo y constancia.

Pero dentro de la estudiante y gimnasta existe un corazón de niña con grandes sueños, como el de ser mamá para querer mucho a sus hijos, y deseos nobles como el querer que todos los niños tengan la oportunidad de estudiar y hacer lo que les gusta.

María disfruta de su etapa de niña al máximo divirtiéndose con sus amigas, dibujando y saltando en el brincolín y deseando que llegue el Día del Niño para festejar con dulces y mucha diversión.

“Hacer algo que te encanta es padrísimo”.

¡Visita la revista en línea aquí!

 

 

 




NOTAS RELACIONADAS