proconnect

POR Brenda Velázquez

El proyecto cuenta con programas infantiles para niños(as) y jóvenes de 5 a 17 años y programas de capacitación para personas de 16 años en adelante atendiendo a los ocho polígonos de pobreza de la ciudad.

Hace 29 años en un viaje de preparación como sacerdote jesuita a España, el Padre Alfredo Jacobo Rodríguez (S.J.) tomó la idea de algunas instituciones que conoció en aquel país, cuyo modelo adoptó y nombró “Universidad Laboral”, siendo una inspiración para poder consolidar un proyecto de una escuela de educación en donde no solo se impartieran conocimientos académicos, sino también la enseñanza de algún oficio.

Así nace el Centro de Investigación y Promoción Educativa y Cultural, A.C. (CIPEC A.C.), donde Mario Plascencia Saldaña es invitado para formar parte del Primer Consejo Directivo, labor en la que se ha mantenido vigente con gran orgullo. El proyecto cuenta con programas infantiles para niños(as) y jóvenes de 5 a 17 años y programas de capacitación para personas de 16 años en adelante atendiendo a los ocho polígonos de pobreza de la ciudad, así como zonas rurales, brindando nuevas oportunidades en lugares donde es complicado acceder a este tipo de servicios.

En tus propias palabras, ¿cuáles son los objetivos de CIPEC A.C.?

Sus objetivos están orientados a capacitar personas de escasos recursos para prepararlas laboralmente y puedan alcanzar sus objetivos. Además, hace 5 años fuimos invitados a participar en un proyecto de atención a niños y jóvenes que ha redirigido la misión de CIPEC A.C. como parte de una estrategia de prevención al delito, el cual nos ha encaminado a evitar que durante su desarrollo se inclinen hacia una dirección equivocada.

Platícanos un poco de los servicios que ofrece la asociación, ¿cuáles son las áreas de acción con las que cuenta actualmente?

El CIPEC tiene dos líneas de acción importantes, la primera de ellas tiene que ver con todos nuestros programas de capacitación en oficios, entre los que se encuentran marroquinería, pespunte, corte, montado, patronaje corte y confección textil, mantenimiento de máquinas de pespunte, serigrafía, fontanería, electricidad residencial, carpintería, formación de meseros, camaristas, coctelería, cursos de computación y  Excel.

La segunda tiene que ver con el trabajo que realizamos en los programas infantiles a través de nuestros Centros de Atención y Formación a Niños y Niñas y el Programa Musical Infantil y Juvenil, que incluyen acompañamiento y asesoría para realizar sus tareas, clases de inglés, computación, robótica, biotecnología, expresión artística, deportes, formación en valores, formación musical y una comida completa, además de una merienda y/o desayuno ligero al día.

¿A qué atribuyes el éxito de CIPEC A.C. desde su fundación?

A que ha seguido los lineamientos que el Padre Alfredo Jacobo Rodríguez (S.J.) estableció, y que continúan orientándonos a preparar personas que no tienen otra manera de formarse laboralmente.

Cabe destacar que el apoyo de las instituciones públicas, principalmente municipales y estatales, consta en sumarnos a sus programas otorgando a CIPEC A.C. un patrocinio considerable permitiendo que nuestro crecimiento continúe de manera estable y constante contando con más de 50 mil personas capacitadas logrando una simbiosis entre sociedad y gobierno. 

El desarrollo tecnológico hoy en día está en constante cambio, ¿cómo innovan en sus procesos para mantenerse actualizados?

Las personas que integran CIPEC A.C. así como los miembros del Consejo Directivo nos actualizamos realizando constantes lecturas y conociendo a otras instituciones con innovación educativa, incluso cuando vemos un buen ejemplo nos desplazamos a otras ciudades como Monterrey, Tijuana o la Ciudad de México que nos inspiran a implementar modelos novedosos para preparar mejor a los niños, jóvenes, y adultos.

¿Cuáles son los requisitos que solicita la asociación a quienes se encuentran interesados?

En el caso de los programas infantiles, los requisitos son que los niños asistan a la escuela (primaria, secundaria y/o preparatoria), que ambos padres de familia trabajen, que los padres de familia asistan una vez cada quince días a Escuela para Padres, así como el llenado de un formato de registro acompañado de documentos generales del alumno(a) y de los padres.

En el caso de los programas de capacitación los requisitos consisten en el llenado de un formato de registro, entrega de CURP y comprobante de domicilio.

¿Qué ha significado para ti ser parte de este proyecto que ha cambiado la vida de varias generaciones?

Yo creo que para cualquier integrante del Consejo Directivo, así como para un servidor, este tipo de proyectos significan una forma de retribuirle a la sociedad parte de lo generosa que ha sido con nosotros; me refiero sobre todo a la oportunidad que nos dio de prepararnos académicamente llegando a una licenciatura y posteriormente a desarrollarnos profesionalmente de manera adecuada y que ahora, a nuestra edad, nos surge la necesidad de regresarle parte de lo que nos ha dado.

También puedo afirmar que nuestra inquietud al respecto es darle un sentido a la vida y, por la edad que tenemos, una oportunidad de reflexionar que lo que hagamos por la sociedad lo estamos haciendo por nuestros hijos y por nuestros nietos.

Conoce más del proyecto aquí.

¡Sigue a CIPEC A.C. en Facebook!

 




NOTAS RELACIONADAS