prolife

POR Martín Sánchez

Hace unos meses asistí a un workshop organizado por Elle y H&M, el ponente habló de cosas muy interesantes.

Entre ellas mencionó a un hombre que tiene videos fascinantes, además es autor de un libro llamado “Véndele a la mente no a la gente”  Este personaje se llama Jürgen Klaric, quien es un ferviente promotor de las ventas, así como del marketing,  él afirma que todo en esta vida tiene que ver con ventas, incluso en las relaciones personales, y de alguna manera tiene razón.

El marketing, a grandes rasgos, es presentar el producto de una manera que parezca atractivo para el público meta, es provocar en la gente ese impulso casi inconsciente para comprar compulsivamente, así pues, el marketing está ligado íntimamente con las ventas, porque como dice Klaric, a quien no le gusten las ventas, mejor que no emprenda, lo cual me parece un poco extremista para mi gusto; por supuesto es importante, pero no todas las personas tiene el perfil para vender, hay que tener en cuenta que para vender no hay que seguir precisamente un protocolo establecido, es decir, no siempre sería necesario ser un master en ventas.

Ciertamente cuando estamos cortejando a alguien, sondeamos sus gustos, estilo de vida, entre otros aspectos, para ver si tenemos posibilidades con dicha persona o si hay compatibilidad, mismo caso cuando se busca trabajo o cuando se buscan clientes, inversionistas, etcétera; tenemos que hacer más o menos el mismo proceso para agradarle a nuestro interlocutor, lograr una empatía, provocarle una emoción para conseguir que compren nuestro producto o servicio, entonces Jürgen Klaric tiene razón con todo lo que enseña en sus redes sociales, una de ellas es que cuando se vende no se debe usar lentes, ya que las micas de los mismos es de alguna manera una barrera entre tú y tu posible cliente (ni yo sabía eso) por aquello de que los ojos son la ventana del alma.

Seguramente ya están entrando en pánico, porque además de verse bien también deben saber vender, pero relájense, si combinan un manejo adecuado de su imagen personal, con conocimiento básico de ventas, seguramente verán una diferencia positiva en las interacciones con sus clientes. Pueden empezar por conocerse a ustedes mismos, para saber mostrar la mejor versión de ustedes, ya que lo primordial es conocer el producto que vendemos, es decir, uno mismo, sobre eso se puede partir, después pueden seguir por leer el libro de este señor y si de plano ya están muy obsesionados con lo de las ventas, pueden incluso tomar un curso en la materia.

Espero consideren la idea de poner atención a este asunto de las ventas y el marketing personal, ya sea que tengan un producto o servicio, la finalidad en cualquier caso es la de vender, hablando fría y honestamente, me encantará saber que les fue de utilidad lo que escribí para ustedes en esta colaboración, disfruten mucho las fiestas patrias, nos leemos el próximo mes. 

¡Sigue a Martín en Facebook!




NOTAS RELACIONADAS