probusiness

POR Ricardo Guerra

Sales de la universidad y recibes tus primeros ingresos por trabajo, pero sientes que dura poco, ¿será realmente que ganas menos de lo que necesitas?

Al iniciar tu vida laboral es normal que sientas que el dinero te dure poco, pues al ser un recién egresado, tienes muchos conocimientos teóricos o de libro, pero la práctica y experiencia puede que sea poca o incluso nula. Por eso es que las primeras ofertas laborales tienden a ser algo limitadas en cuanto a remuneración.

La gráfica de vida financiera se divide en 4 fases que en su mayoría todos pasamos. Algunos datos pueden variar según los casos particulares o incluso dependiendo de las profesiones, pero vamos a centrarnos en la fase 1: 

Acumulación. Veamos lo que se recomienda en esta etapa.

  • En la fase de Acumulación debes empezar a ahorrar, se recomienda al menos un 10% de tu ingreso.
  • Es una etapa donde tendrás ingresos bajos y gastos varios, algunos necesarios, otros no tanto, así que evítalos (exceso de fiestas, criptomonedas, teléfono de moda, etc.).
  • Algunos de los gastos serán enfocados a la vestimenta y otras herramientas de trabajo.
  • Reflexiona si lo que estás comprando es un “quiero” o un “necesito”. Recuerda que es una etapa donde debes empezar a ahorrar para las inversiones que realmente valen la pena en años posteriores.
  • Tus inversiones deben tener un enfoque de mediano plazo; un negocio, tu primer carro, una casa, viajes, posgrados, incluso tu boda.
  • Te querrán convencer de ahorrar para el retiro, pero hay cosas que debes atender antes, sobre todo un seguro que te cubra por invalidez. Vives la vida al límite y un retiro forzado te puede afectar bastante en tus planes.
  • Atrévete a cuestionarte si realmente necesitas comprar un carro. Existen medios de transporte muy eficientes y que en esa primera fase te impactarán menos a tu flujo mensual.




NOTAS RELACIONADAS