proconnect

POR Daniela López

Con 20 años de experiencia, Miriam se ha dedicado a la psicología infantil. Actualmente trabaja como maestra y de manera particular con niños y adolescentes. Hoy nos platica de un problema que aqueja a la sociedad, en especifico a los niños.

Hola Miriam, muchas gracias por participar con nosotros en esta edición. Sabemos que el bullying es uno de los principales problemas a los que se enfrentan actualmente los niños, y que trae como consecuecia muchos problemas en el autoestima y en la convivencia con los demás. Platícanos un poco sobre ti y este tema.

¿Cómo te definirías?

Profesionalmente me considero respetuosa, comprometida con mi comunidad, pretendiendo ser una persona que aporte positivamente a la sociedad en medida de mis posibilidades. Suelo ser perseverante para el logro de mis objetivos, mismos que siempre contemplan el brindar un servicio no solo de calidad, sino afectivo procurando ser empática, acompañando a cada familia en su proceso. Abierta siempre al trabajo colaborativo con otros profesionistas, propositiva, y siempre positiva ante las dificultades, ya que considero que existiendo voluntad siempre se encuentran soluciones.

Cuéntanos sobre tu trayectoria profesional.

Egresada hace 20 años del Complejo Educativo Hispanoamericano. Durante mi formación, laboré para DIF por varios años, fungí como docente en la escuela para educadoras Instituto Tepeyac de León, posteriormente colaboré por 6 años como socia activa y docente de DIDAXIS, atendiendo población de Educación Especial a nivel preescolar y primaria, más tarde trabajé en un nuevo proyecto que lleva por nombre CERVIN, donde por ser un centro de nueva creación me corresponde hacer las propuestas y diseño del área de vida independiente con jóvenes. Tiempo después recibo la invitación de ser parte de la primera guardería integradora “VIDA” en León, Gto. y tomar la dirección quien ofrece servicio a madres trabajadoras del IMSS. Actualmente laboro para secretaría, en un primer momento capacitando a docentes regulares con temas sobre área de educación especial, niños con aptitudes sobresalientes y problemas de conducta. Hoy en día en función como maestra USAER, haciendo intervención psicoeducativa con niños regulares, padres de familia y maestros, y desde hace 11 años de manera particular, trabajo con niños y adolescente, padres de familia con apoyo de una maestra de educación especial, dos psicólogas, una criminóloga ampliando nuestros servicios con pláticas y talleres para escuelas que lo soliciten.

Entrando ya en lo que es el tema del bullying, cuéntanos más a detalle ¿Qué es el acoso escolar?

El acoso escolar o también conocido como “bullying” es una forma de violencia generada entre compañeros de forma intencional, donde uno o varios molestan, excluyen o agreden ya sea física o verbalmente a otro que por lo general se encuentra en desventaja. Este tipo de agresiones suelen ser constantes y repetidas y, de no intervenir a tiempo, podrían tener alcances y consecuencias cada vez más peligrosas.

¿Cuáles son los factores que detonan el acoso escolar?

Existen varios factores que, más que detonar el acoso escolar, de alguna manera garantizan su permanencia; por ejemplo, los compañeros que son espectadores de las agresiones. En ocasiones, los espectadores presentes durante las agresiones no intervienen para detener al agresor e incluso son ellos mismos quienes motivan al agresor para hacerlo. Otro factor crucial es el papel de las autoridades escolares o la familia, que pueden llegar a minimizar o negar el problema, dejando aún más vulnerables a las víctimas.

¿Cuál es el perfil de del niño que acosa?

Aunque existen excepciones, suelen ser niños que en algún otro contexto han jugado el rol de víctima. Les cuesta mucho trabajo sentir empatía por otros, son niños que buscan aceptación por parte de sus compañeros, lo que les lleva a utilizan la violencia para resolver conflictos. En general, suelen disfrutar en cierta medida la sensación de poder y superioridad ante sus víctimas.

¿Cuáles son los factores por las que un niño hace bullying?

En términos generales, suelen ser niños que están bajo constante presión, ya sea porque tienen altas expectativas sobre ellos, o bien porque sufren intimidación en casa o algún otro espacio donde constantemente son minimizados y humillado por adultos, generando en ellos actitudes que después replican con sus víctimas.

¿Cómo se identifica a un niño que sufre de acoso escolar? ¿Cuáles son sus actitudes?

Un signo de alerta, por ejemplo, puede ser cuando el niño baja sus calificaciones, presenta apatía por ir a la escuela, muestra cambios repentinos de humor, tiene pesadillas o finge malestares para faltar a clases. Cuando se les pregunta cómo se hicieron algún moretón, el niño tiende a mentir y ponerse nervioso. Es importante considerar que cada niño lo expresará de manera diferente, por lo que es necesario estar atentos.

¿Cuál es el perfil del niño que es acosado?

Aunque cualquier niño puede ser víctima de bullying, en su mayoría suelen tener baja autoestima y dificultades para relacionarse con otros niños. En ocasiones son introvertidos y les cuesta trabajo defenderse a sí mismos.

¿Cómo lograr que un niño acosado pierda el miedo y hable al respecto?

Debe existir comunicación constante y asertiva con el niño, hacerle saber que siempre habrá personas que se preocupen por él y que están dispuestos a ayudarlo. Es fundamental hacerle sentir seguro y ayudarle a buscar opciones de acción en caso de enfrentar una situación de agresión. La familia y maestros pueden orientar al niño, pero lo ideal es recibir atención por parte de especialistas.

¿Qué papel deben tomar los padres y maestros en este tipo de situaciones?

Estar informados les permitirá saber cómo actuar frente a una situación de acoso, para detectarla e intervenir inmediatamente. Deben comprender que, además de la vícitima, todos los involucrados necesitan apoyo y seguimiento para cambiar la situación. Como adultos, es nuestra responsabilidad orientar a los menores y no solo castigar al agresor o minimizar las emociones de la víctima.

¿Qué medidas se deben tomar para prevenir este tipo de situaciones?

El bullying no es un juego, se trata de violencia y, aunque es ejercida por niños, en los peores casos puede llegar a costar la vida de la víctima. Es de vital importancia buscar ayuda profesional para el agresor y para la víctima; bajo ninguna circunstancia debe minimizarse el problema.

¿Qué actividades pueden realizar los niños para enfrentar el bullying?

Es importante que el niño trabaje su autoconfianza, que aprenda a comunicarse con adultos que lo puedan apoyar, que socialice y conviva con otros niños que puedan ayudarlo. Se le debe enseñar que, mientras no lo hable o pida ayuda, el acoso jamás se detendrá.




NOTAS RELACIONADAS