prolife

POR Brenda Velázquez

"Lo de 'feminazi' es cada vez más común que nos lo digan, y yo me pregunto: ¿a alguien le dicen 'pobrenazi' porque es pobre y pretende mejorar su situación en la vida?". Mónica Mayer en La...

"Lo de 'feminazi' es cada vez más común que nos lo digan, y yo me pregunto: ¿a alguien le dicen 'pobrenazi' porque es pobre y pretende mejorar su situación en la vida?".

Mónica Mayer en La Nación, Julio 2016

Fue en los setentas que surgen las primeras feministas que tomaron conciencia de las condiciones de desigualdad que rodeaban a las mujeres respecto del hombre no sólo en el plano doméstico, sino en el sector público. En su mayoría universitarias de clase media y alta que cuestionaban la postura patriarcal estudiando las raíces del movimiento feminista europeo, dividiéndose en dos grupos: el primero conformado por mujeres radicales, y el segundo por mujeres que buscaban más bien un equilibrio en las condiciones entre hombres y mujeres.

Un rasgo característico de este grupo de mujeres, según Eli Bartra en su ensayo El movimiento feminista y su vínculo con la academia, era que no habían sufrido vejaciones de la opresión machista, pero gracias a ellas es que la idea de una equidad de género comienza a extenderse hasta que el movimiento llega al gremio de las artes.

Una de las artistas de la época y pioneras del arte feminista fue Mónica Mayer, quien comienza a interesarse en el movimiento al ser testigo de la desigualdad que existía incluso dentro de las aulas, por lo que se propuso integrar el tema individual y colectivamente, así que en 1977 con el apoyo de otras artistas se lleva a cabo la exposición Collage íntimo, con el objetivo de concientizar sobre la situación por la que las mujeres mexicanas pasaban comenzando desde el hogar.

Una de sus obras llamada  A veces me dan miedo mis pensamientos, mis fantasías manifiesta el tabú que representaba la sexualidad en la época. Se trataba de un cuadro cubierto por unas cortinas, las cuales los asistentes podían abrir, para observar un pene erecto y un pubis sobre la cabeza de una mujer, aludiendo a los pensamientos alrededor del sexo que a las mujeres no se les tenía permitido expresar. En esta etapa artística feminista, la mujer como objeto se pronuncia como protagonista.

El feminismo de la segunda mitad del siglo XX fue el más transcendental, y entre sus principales logros están los avances en materia laboral, doméstica y de salud, además de que medios de comunicación como la prensa, permitieron que las ideas de estas mujeres se extendieran poco a poco ante la desaprobación o burla del género masculino.

 




NOTAS RELACIONADAS