probusiness

POR Josué Villegas

Actualmente los millennials estamos dejando de ser el centro de atención, el mundo se está acostumbrando a nuestro afán de tener un equilibrio entre vida-trabajo, hoy en día representamos el 35% del mercado laboral y las nuevas generaciones como la Z “centennials” y la generación T “touch” están dando más de qué hablar.

Generación Z (nacidos a finales de los 90´s hasta el año 2010) y Generación T (Nacidos del 2010 a la fecha) son las generaciones de edad corta, pero de rentabilidad alta.

Estas generaciones comparten características similares de consumo basados en su relación con la tecnología que de igual forma representan siempre una oportunidad de negocio para las empresas y un reto para los encargados del área de marketing:

Inmediatez

Debido a que estas generaciones nacieron ya en un entorno digitalizado donde la respuesta y/o recompensa a sus necesidades se otorgaba de manera inmediata, (programas o series sin comerciales, al instante miles de fuentes de información sobre un tema, compra de juegos o apps sin salir de casa, etc.) hicieron que sus hábitos de consumo fueran totalmente diferentes a las generaciones predecesoras, los centennials y los touch que aún  no cuentan con gran poder adquisitivo sí fungen como influenciadores o incluso decisores de compra en el comportamiento de consumo familiar, demandan cosas al segundo, entretenimiento sin publicidad y compra en línea con entrega a domicilio, utilizan redes sociales de corta duración, rápida respuesta y totalmente en vivo. Esto representa una excelente oportunidad para empresas que se dedican al comercio en línea, servicios de paquetería, desarrollo de software y hardware, desarrollo de apss, gadgets y al mismo tiempo un compromiso para las empresas de cualquier giro de comenzar a trabajar en esta nueva realidad de demanda.

Digitalización

Estas dos generaciones, principalmente la T no cuentan con experiencia análoga, es decir para ellos los botones son cosa inexistente; el internet, las aplicaciones, fotos, videos, etc. se pueden tocar, ampliar, pellizcar todo desde una pantalla, mientras interactúan con el mundo real, compartir su vida en redes sociales y tener menos privacidad  va siendo parte de su personalidad y ya no es más un comportamiento adquirido, esto propicia a que las instituciones educativas tengan que incorporar la digitalización en las aulas para mantener el interés de los alumnos y al mismo tiempo la demanda de aplicaciones seguras y/o de restricción para menores va en aumento  ya que el contacto con el internet para estas generaciones representa un producto de canasta básica. Aquí la oportunidad es clara, si quieres tener la atención de estas generaciones hazlo a través de una pantalla, lamentablemente los juguetes análogos están fuera de mercado, pero siempre existe la posibilidad de crear nuevas oportunidades diseñando diversión digital que al mismo tiempo desarrolle e incentive a una formación de habilidades y destrezas análogas en este mercado.

Obesidad

Debido al consumo de la tecnología estas generaciones, principalmente la T es la generación que pasa menos tiempo al aire libre, aunado a la inmediatez en la comida, hacen que sea también una de las generaciones con mayor índice de obesidad infantil y nuestro país ocupa uno de los principales puestos en este certamen, esta realidad es potencialmente una crisis social, pero como buen mercadólogo siempre hay que ver la oportunidad en la crisis, los productos y servicios de alimentación y/o deportes para niños que incluyan digitalización, es un sector que perfila para tener su auge en los años próximos, es prudente decir que la publicidad y tono de comunicación debe ir dirigido a los padres que son generación x o bien millennials pero con experiencia de usuario para generación Z y T.

Como lo mencione anteriormente, nosotros como generaciones predecesoras podemos ver con un poco de terror alarmante la tendencia de consumo de las nuevas generaciones, en mi opinión todo lo que es nuevo y/o ajeno a nuestra forma de comportamiento siempre causa esta reacción, como mercadólogo creo que sólo estamos enfrentando una realidad inevitable que al mismo tiempo representa una gran oportunidad de negocio para aquellas empresas que aprendan a  manejar la preocupación de los padres con el gusto de los hijos. Recordemos a quienes quieren emprender que revisar la tendencia siempre es una buena idea y también a los negocios que no se adaptan al cambio… ¡mueren!




NOTAS RELACIONADAS