prolife

POR Lilia Martínez

La vida se hace de instantes y elecciones, del café de la mañana, la canción para el tráfico, de lo que amas y lo que odias... una larga lista, muy tuya, de tus convicciones y manías.

Año nuevo; sección, temática y propuesta nueva: A partir de ahora, les escribiré sobre la vida cotidiana.

Lo sé, parece un tema ordinario y sin mayor chiste, pero, no tengo intención de decepcionarles, ni perder a los pocos lectores que tenemos en el mundo.  En verdad, lo cotidiano es mucho, una radiografía personal.

La vida se hace de instantes y elecciones, del café de la mañana, la canción para el tráfico, de las noticias, de los servicios que contratas, los estados de cuenta, el cine que ves, de lo que amas y lo que odias, lo que ves y expones en redes… uy, es una larga lista, muy tuya, de tus convicciones y manías.

El gran problema de lo cotidiano, es que se repite tanto, que parece natural, así, no se cuestiona, y ni hablar de modificarlo.

Por ello, cuando alguien quiere volver su vida más interesante o saludable, fracasará si lo hace sólo como una lista de cosas por hacer antes de morir; la realidad es que la vida se define con lo que incluyes en los minutos de tu día, y los cambios se logran cuando haces una ruptura con ello.

Pues bien, sin afán de adoctrinar, empecemos a pensar la vida cotidiana con un gran recurso humano: la pregunta.

  1. ¿De qué está hecha tu vida diaria?
  2. ¿De quién te rodeas y cómo rodeas a los demás?
  3. ¿Te gusta tu vida?, ¿te gusta cómo la tienes organizada?

Que disfrutes el ejercicio, hasta la próxima.

 

No dejes de seguir a @laliliamartinez  en redes sociales.

 




NOTAS RELACIONADAS