proconnect

POR PROMAGAZINE

Fue la ciudad de León, Guanajuato, quien viera nacer un 12 de septiembre de 1928 a don Mario Orozco Obregón, en el seno de una familia leonesa formada por Antonio Orozco Portugal y Luz Obregón de Orozco...

Fue la ciudad de León, Guanajuato, quien viera nacer un 12 de septiembre de 1928 a don Mario Orozco Obregón, en el seno de una familia leonesa formada por Antonio Orozco Portugal y Luz Obregón de Orozco, quienes inculcaron en él la educación y valores necesarios para hacerlo un hombre trabajador y generoso que a través de sus obras ha sido reconocido tanto de manera profesional como altruista.

Felizmente casado con Luz de Lourdes Arena de Orozco, tuvo la dicha de ser padre en ocho ocasiones. Padre responsable y cariñoso, deja un legado de bondad, mismo que sin duda perdurará de generación en generación a través de historias y anécdotas que lo mantendrán vivo por muchos años más.

Ingeniero Químico de profesión, comenzó su trayectoria en los ingenios azucareros de Morelos para pasar a dejar huella en cada una de las distintas empresas en que se desenvolvió, entre ellas Nestlé, por mencionar alguna, hasta que fundó su propia empresa en 1958, que comenzó en un principio generando componentes para el calzado y la cual, a través del tiempo y en la actualidad es un ícono dentro de la industria en sus distintos ramos: Polímeros y Derivados.

Fue desde ese lugar, como fundador y director, que don Mario se desarrolló plenamente como líder empresario y no sólo eso, pues conociendo las necesidades de las comunidades más vulnerables de León, decidió ir más allá al apoyar varios proyectos sociales para ayudar a quienes más lo necesitan, ganándose así la admiración y el respeto de familiares, amigos y todas las personas que resultaron beneficiadas con su labor y ejemplo.

Uno de los proyectos al que don Mario apoyó es el Centro Virgen de la Reina de la Paz, ubicado en Los Castillos, cuyo objetivo principal es ayudar a personas de bajos recursos a través de talleres educativos, culturales, de recreación y servicios de salud, siendo los niños y las mujeres los más beneficiados, externando así la mayor preocupación de don Mario, que era lograr el bienestar del núcleo más importante de nuestra sociedad: la familia.

Dicho centro está constituido por Imagina, centro comunitario que cuenta con biblioteca infantil y juvenil, preescolar y una orquesta sinfónica, y la Asociación Mexicana para la Superación Integral de la Familia León, A.C. (AMSIF), cuyas actividades están dirigidas principalmente a las mujeres, entre las cuales son de carácter educativo, sociocultural, religioso y de formación de valores.

Quienes tuvieron la fortuna de conocerlo, fueron testigos de su sencillez y gran fe, cualidades que lo impulsaron a convertirse en un ser humano muy querido dentro de la sociedad leonesa, a quien ha dejado la mejor herencia con su ejemplo: el amor al prójimo. 




NOTAS RELACIONADAS