probusiness

POR Luis Ernesto Álvarez

Registrar marcas al iniciar cualquier empresa es de vital importancia, ya que es justo lo que los “distinguirᔠrespecto de la competencia.

Los universitarios y recién egresados se quieren comer el mundo sin la precaución de planificar el crecimiento de sus empresas. La tendencia va hacia no emplearse saliendo de la universidad; la fuerza de los recién egresados va cada día más a que estos desarrollen sus propias ideas de negocio.

Es tanta el hambre de los nuevos emprendedores que se suman a la creación de nuevas empresas, que en ocasiones pierden el sentido de la realidad, por lo que se llega a devorar y consumir la buena intención de sobresalir en el mundo de los negocios.

En particular, la gran mayoría deja pasar por alto el tema de registrar sus marcas y creaciones a tiempo, realizando esfuerzos operativos y estratégicos bárbaros que se verán frustrados tarde o temprano por el hecho de hacerle prestigio a empresas que ostentan marcas e innovaciones que jamás podrán ser protegidas generando con ello decepciones que mermarán la energía de sus empresas.

Registrar marcas al iniciar cualquier empresa es de vital importancia, ya que es justo lo que los “distinguirᔠrespecto de la competencia.

Muchos de estos nuevos emprendedores ven como gasto esto que resulta ser una inversión para toda la vida de sus empresas, descuidándolo de tal manera que lo dejan al último; sin embargo, puede ser muy tarde al momento de tener posicionada la imagen de sus empresas.

Es responsabilidad de estos blindar sus proyectos no sólo en lo administrativo sino en lo legal, por lo que existen diferentes alternativas de firmas especializadas que los pueden apoyar en la protección de lo más valioso de las empresas como lo son sus marcas y creaciones.

Innovación sin visión es una simple ilusión.

 

Si te interesa conocer más respecto a este tema, visita la página de Facebook de @remarcamx y conoce el trabajo de Luis Álvarez.




NOTAS RELACIONADAS