prolife

POR José Luis Aquino

Hay que disfrutar desde el conseguir los ingredientes, pasando por la preparación y finalizando con la degustación. Un día antes visitar una buena panadería, comprar un bolillo fresco, un queso que sea...

Hay que disfrutar desde el conseguir los ingredientes, pasando por la preparación y finalizando con la degustación.

Un día antes visitar una buena panadería, comprar un bolillo fresco, un queso que sea de tu agrado, en lo personal me gustan los fuertes, como el queso azul y camembert, una cabeza de ajos frescos, un aceite de oliva especial como Ybarra o Carbonell y por último un buen café de grano molido fino, si es de Veracruz o de Chiapas está perfecto.

Preparación

Iniciamos preparando el café, si no tienes cafetera especial, calentar en la estufa el agua hasta antes de hervir, apagar fuego, agregar el café al gusto, tapar y dejar reposar.

En lo que se calienta el agua para el café y reposa, partir los bolillos por mitad, quitar migajón al gusto, poner a tostar. Limpiar los dientes de ajo y ponerlos al centro de la mesa junto con el queso y el aceite. Después, servir el café, disfrutar del aroma y colocar los bolillos caliente y crujiente también en el centro.

Y ahora sí, cada uno de los invitados toma un bolillo, le unta al gusto el ajo, después el queso y al final aceite.

El sabor de estos ingredientes con carácter hacen que en maridaje con el café se disfrute una explosión de sabores en el paladar.

¡A disfrutar!

 




NOTAS RELACIONADAS