probusiness

POR Luis Ernesto Álvarez

Iniciar tu empresa puede costarte más de lo que piensas si no registras tu marca a tiempo.

Es muy común que el emprendedor o el empresario deje pasar el tiempo y se envuelva tanto en la propia operación o administración de su negocio que olvide proteger el activo más importante de su empresa tal cual como lo es la marca.

Esto es así ya que partamos de lo siguiente:

“De qué sirve hacerle prestigio a una marca que no es de tu propiedad”

Es delicado que inicies tu empresa sin al menos haber verificado que la marca que pretendes usar para “distinguirla” respecto de las de la competencia tiene mala, regular o buena probabilidad de registro.

Desafortunadamente para algunos y “afortunadamente para la gente que se dedica a registrar marcas ajenas” pareciera que para varios emprendedores y empresarios es considerado el registro de marca como un “gasto” y no como una “inversión”; es por ello que gente abusiva aprovecha las circunstancias para registrar de mala fe lo que otros consideran “gasto” logrando frustrar el crecimiento de empresas que soñaban trascender.

Jugar en el mundo de los negocios “sin una marca registrada” es tan peligroso como circular en la calle con un automóvil sin seguro; es decir, de presentarse algún siniestro las consecuencias pueden ser muy graves a tal grado que te quitará dinero y energía enfrentar un procedimiento legal en el que te pedirán frenes de operación con “tu marca”, o mejor dicho, con la “marca de alguien más”.

Piratear… con la R no se puede.

 




NOTAS RELACIONADAS