proconnect

POR Salvador Tobías

Rodrigo Gil, quien es licenciado en Negocios Internacionales, lleva más de 13 años practicando porra acrobática, disciplina en la que ha participado en varias competencias nacionales e internacionales. Ac...

Rodrigo Gil, quien es licenciado en Negocios Internacionales, lleva más de 13 años practicando porra acrobática, disciplina en la que ha participado en varias competencias nacionales e internacionales. Actualmente cuenta con su propio gimnasio “Supreme All Stars” donde es entrenador de varios grupos y parte del equipo “Supreme Obsession”.

Durante la entrevista conocimos más del deporte, así como los retos y objetivos del atleta leonés.

Hola Rodrigo , ¿qué es lo que más disfrutas de la porra acrobática?

Disfruto mucho los entrenamientos, las competencias, los nervios de salir a presentar la rutina y el ambiente de hermandad que haces con tu equipo, el cual se vuelve familia, además de los viajes y todas las personas que conoces.

Me encanta saber que tienes que mejorar para ganar, que tienes que entrenar fuerte y superarte en cada entrenamiento.

A lo largo de estos años debiste haberte enfrentado a muchos retos, ¿cuál consideras que fue el más grande de todos y cómo lo lograste vencer?

Un gran reto fue ser parte de la selección nacional de porra que representa a nuestro país en los mundiales, ya que en México hay mucho talento y tenía que demostrar que merecía ocupar ese lugar.

Otro fue seguir estudiando y trabajando mientras entrenaba, la porra es un deporte de constancia y compromiso para poder avanzar, cuando los días de competencias caían en finales era muy desafiante no descuidar la escuela por ser parte de esta disciplina.

¿Cuál consideras el principal logro obtenido?

El poder abrir mi gimnasio de porra con las mejores instalaciones, donde puedo entrenar a mis equipos, hacer que el deporte crezca y se haga más conocido.

Durante todos estos años he tenido grandes logros, como ya lo mencione antes el ser de la selección nacional, poder ser parte del staff internacional en campamentos en Estados Unidos, así como en el mundial de porras de Orlando.

¿Cómo pasó de ser una disciplina que practicabas por hobbie a un modelo de negocio al emprender con tu propio gimnasio de porra acrobática?

La entrega que tengo hacia este deporte fue lo que me dio pauta para hacerlo negocio, en León no existían gimnasios como Supreme y el deporte para ser tomado en serio tiene que practicarse en las instalaciones adecuadas. Me di cuenta que hay mucho mercado ya que no es muy conocido y podríamos transformarlo en algo grande y reconocido.

Actualmente como entrenador, ¿cuál es el compromiso que tienes con tus alumnos?

Hacerlos no solo mejores atletas sino también mejores personas, que se entreguen, que sepan el valor del compromiso, que sean responsables y aprendan a trabajar en equipo. Formarles valores que no solo les servirán en porra sino también en su vida personal y profesional. El ayudarles a cumplir retos , objetivos y sueños para que vean que si se lucha por algo siempre se puede alcanzar el objetivo.

Hoy formas parte y eres entrenador del equipo “Supreme Obsession”, ¿cómo son los entrenamientos para una competencia?

Nosotros entrenamos miércoles, viernes, sábados y domingos, porque contamos con alumnos que son de fuera de la ciudad. Cuando se acerca una competencia las jornadas de entrenamiento se vuelven más largas, ya que si hay algo que buscamos en Supreme All Stars es la perfección y la única manera de alcanzarla es entrenando.

“Si hay algo que buscamos en Supreme All Stars es la perfección y la única manera de alcanzarla es entrenando”.

?¡Síguelos en Facebook!




NOTAS RELACIONADAS