proconnect

POR Brenda Velázquez

Rosy: una mujer que vive al máximo su faceta como mujer, esposa, madre y abuela, además de fungir como presidenta de la Asociación Gilberto León.

Rosy está agradecida con la vida, pues vive al máximo su faceta como mujer, esposa, madre y abuela, además de fungir como presidenta de la Asociación Gilberto León que le ha dado, entre otras cosas, la recompensa de ver la felicidad de tantas familias que han sido apoyadas a través de los programas que brinda la fundación. Si bien no ha sido un camino fácil, han sido más los logros que las decepciones.

¿Cómo comenzaste a interesarte por el bienestar de los más necesitados?, ¿fue en algún momento particular de tu vida?

Desde que era niña vi la generosidad en mi padre que fue un filántropo, eso me concientizo y gracias a su ejemplo pude ver los privilegios que tenía y me sensibilizó para prestar ayuda a quienes más lo necesitaban y estaban cerca de nosotros.


En el mes de marzo se recuerda la lucha que ha llevado cada mujer para hacer de este mundo un lugar mejor para vivir, ¿cuáles mujeres han sido tu mayor inspiración?

Siento una enorme admiración por muchas mujeres, por todas aquellas que lucharon ofrendando su vida para que ahora todas podamos gozar de igualdad y  derechos;  sin embargo las que voy a mencionar a continuación, llenan mi contexto de espiritualidad, servicio y acción:
Santa Teresa de Calcuta que resumió todo su trabajo en esta frase: "Dios ama todavía al mundo, y nos envió a ti y a mí, para que seamos su amor y su compasión para los pobres

Ela Bhatt, la dulce abogada revolucionaria hindú, llamada la banquera de los pobres, precursora de los microcréditos que provenían de la banca que ella fundó y que han permitido que más de medio millón de mujeres salieran de la pobreza y ser independientes, ayudando así a que las mujeres en India sean productivas y no esclavas.

Y en la actualidad, Malala Yousafzai, la paquistaní que a los 18 años se convirtió en la mujer más joven en recibir el premio Nobel, promotora incansable de la educación de los niños y los derechos humanos, y que aún a riesgo de su vida, logró que el mundo hiciera conciencia de la represión a que están sometidas las niñas y mujeres en Paquistán y hoy día es para muchos un símbolo de paz, de igualdad, de equidad y de la importancia de ser una persona con escolaridad y preparación. 


¿Por qué es tan importante el altruismo generado por las mujeres?

Creo firmemente en el pensamiento de transformar una idea en una acción, con el propósito de lograr un cambio que beneficie a una mayoría; soy partidaria del activismo que nace como premisa de ciudadanos preocupados por su entorno, el amor en acción me gusta porque puede cambiar el ámbito social de un grupo de personas, siempre que sea incruento y no se tomen decisiones que dañen a los demás.

¿Cómo se inculca la filantropía en una sociedad que lucha por sobrevivir con sus propios problemas?

A través de la instrucción, de hacer lo posible por restar ignorancia y sumar escolaridad, enseñando la metodología y los frutos de llevar estos procesos de manera pacífica

¿Crees que León es ejemplo de gente solidaria?, ¿por qué?

En mi experiencia sí, lo he constatado a lo largo de 16 años de pertenecer a  Gilberto, donde todos los logros de la asociación han sido gracias a la solidaridad y generosidad de los leoneses que han participado en todos nuestros eventos.

¿Cuáles han sido tus más grandes logros al frente de Gilberto?

Hacer conscientes a las familias de lo que significa ser beneficiarios de una casa, un salón de actos múltiples, una escuela, alumbrar una calle, un parque de recreación y muchas otras ventajas,  bastó con concientizar a estos grupos de personas acerca de la conveniencia de unificarnos para lograr objetivos que les ayudaron a todos a mejorar sus vidas.


¿Cuál es tu mensaje para todas aquellas mujeres que están tratando de organizarse para alguna causa noble?

Ubiquen primero sus ideales y reúnan un grupo con el mismo objetivo, pongan en orden sus prioridades, analicen y busquen todo lo que necesiten para tener una asociación bien establecida y trabajen con orden, disciplina y constancia, motivados siempre por lograr el bien.

“Generosidad es saber que todo momento es el indicado, es tener presente que podemos ayudar a otros a ser felices y plenos, que podemos  lograr sonrisas, a veces, con un simple GRACIAS”.

 




NOTAS RELACIONADAS