probusiness

POR Ricardo Guerra

Recurrentemente escuchamos a los vendedores de seguros decir que nadie se salva de la muerte ni de los impuestos, aunque para estos últimos si existen formas legales de evitarse, y tienen mucha razón. Gob...

Recurrentemente escuchamos a los vendedores de seguros decir que nadie se salva de la muerte ni de los impuestos, aunque para estos últimos si existen formas legales de evitarse, y tienen mucha razón.

Gobierno tiene la obligación de brindarnos servicios que mejoren nuestra calidad de vida, ya sean en materia de seguridad, educación, salud, entre otros. Y para ello es necesario incurrir en gastos, los cuales son solventados por un tributo que nosotros como ciudadanos aportamos, llamados impuestos.

Pero existen productos en materia de inversión que ayudan a disminuir esa base gravable de impuestos, es decir, nos ayudan a mantener una inversión patrimonial y a disminuir los impuestos que pagamos.

Los principales artículos de la Ley de Impuestos Sobre la Renta (LISR) que soportan dichos instrumentos son los siguientes:

Art. 93. Menciona los ingresos que están libres de gravamen, entre ellos los pagos de las instituciones de seguros. Hablando de inversiones, la indemnización por sobrevivencia del contratante estará libre de impuestos, siempre y cuando se pague después de los 60 años de edad del contratante, y con al menos un plazo de 5 años. Es decir, una inversión en un seguro que tiene por objeto un ahorro cercano a la edad de retiro.

Art. 151. Menciona las deducciones que se tienen permitidas, y entre ellas se encuentran los ahorros para el retiro. Estos pueden ser desde aportaciones de AFORE o Planes Personales de Retiro. Es decir, una inversión a largo plazo que tenga por objeto tener un ahorro para sustentar el tren de vida llegado el momento de jubilarnos.

Existe una diversidad de productos que se basan en estos artículos y otros no mencionados. En su mayoría se enfocan a un ahorro para el retiro, pues son una forma de prever una mejor calidad de vida para el futuro, sobre todo a una edad que nos es más difícil estar activos.

No es necesario leer toda la ley, pero como cultura general debemos estar enterados al menos de artículos y fracciones que proveen esta información. De igual forma puedes acercarte a un asesor patrimonial para que te haga la estrategia que mejor te convenga, lo importante es que si ya haces un ahorro de esta naturaleza, le saques un mayor provecho.




NOTAS RELACIONADAS